La reina de España

la_reina_de_espana-563793182-large

La reina de España

A raíz de ciertos comentarios en esos interminables tours promocionales, por parte del director Fernando Trueba, y en los que parece ser que no dejaba muy alto su grado de patrioterismo, alguien, o algunos, se propusieron iniciar un boicot contra esta su última película, “La reina de España“.

Mira tú por donde, pensaba yo ingenuamente, que la libertad de expresión incluía también las opiniones contrarias a las de uno mismo, parece que no. De cualquier forma, se podían haber ahorrado el trabajo, la película no necesita boicots para pasar sin pena ni gloria.

Concebida como una continuación de “La niña de mis ojos“, naturalmente le falta lo que quizás hizo de esta última un éxito de taquilla, la originalidad. La comunión entre la comedia y la denuncia histórica de una época, esa que aquí tristemente se prolongó cuarenta años.

Y es en esa prolongación donde Trueba pretende colocar su relato. Pero el director madrileño nunca se ha caracterizado por desviarse demasiado en cuestiones ideológicas. Aunque en su carrera son constantes las alusiones a una cierta postura progresista, lo que podíamos calificar con buena voluntad de sutileza, la realidad lo convierte en una postura de mediocre amabilidad acomodaticia. Sus comedias siempre han pasado de puntillas por una ligera sátira política, lo suficiente como para atraer sin miedo a radicalismos, al pijiprogre caduco y al pequeño burgués de siempre con ínfulas culteranas.

Y unas veces le ha salido bien —en tiempos de felicidad económica y consensuada estabilidad política—, y en otras peor. Este sería el caso. Un relato sin chispa, incluso mal hilvanado, haciéndose una mala copia de sí mismo, y con la misma blandenguería histórica y política de costumbre. Lo malo es que ya no cuela, y cualquier referencia trasnochada, sin la suficiente contundencia, está condenada a subvertir la intención inicial.

Si a esto añadimos que en su parte principal, la de comedia comercial, le falta gracia, pues apaga y vámonos. Lo dicho, que los intolerantes se podían haber ahorrado la campaña del dichoso boicot, que no hacía falta.

La_reina_de_Espa_a-117287075-large

Estereotipos alimenticios

Anuncios

Un comentario en “La reina de España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s