Moonlight

moonlight-105400310-large

Moonlight

Y comienza la época de los premios. Esos espectáculos diseñados desde los departamentos de marketing de la industria del cine. Naturalmente, que sus promociones coincidan con el concepto de “séptimo arte”, resulta una mera coincidencia.

Aunque no por ello, la faceta comercial más dura, no dude a menudo en utilizar temas conflictivos, sensibles, incluso reivindicativos, más propios de otro tipo de tendencia cinematográfica, con el fin de aprovechar el potencial mercantil que pudiera aportar al producto. Pero eso siempre acaba notándose.

Uno de los film que se están lanzando por el método festival, es “Moonlight”, del medio debutante norteamericano Barry Jenkins. La sinopsis, sobre la evolución del auto descubrimiento de la homosexualidad del protagonista, desde su niñez, hasta la madurez, parece un buen ejercicio. Aunque difícil por lo delicado de sus connotaciones, pues la sutileza en su tratamiento puede pasarse de frenada o bien quedarse corto.

La película de Jenkins, trata de entrar en el interior de los sentimientos del personaje, evita el discurso explícito en su parte que podría resultar más morbosa, y opta por un desenlace que comulga con la normalización que una faceta del ser humano, que existiendo con absoluta habitualidad, ha sido y sigue ocultada y perseguida, dios sabe por qué.

Pero el discurso intimista, parece que no está hecho para la cultura estadounidense. Un ritmo pausado, no tiene por que resultar un ritmo para dormir a las ovejas. Que la narración solo avance a base de cambiar de actor, mientras el personaje crece, no parece la mejor solución. Una interpretación austera, tampoco debería significar una ausencia de interpretación. Que el tratamiento no incluya los vértigos de los telefilmes, tampoco debería implicar aburrimiento. Y el recurrir al mundo marginal de la droga, o de las minorías étnicas, resulta demasiado fácil y ya poco efectivo; que está muy visto.

moonlight-125270830-large

tú, lo que yo te diga

Lástima que las buenas intenciones —si las hubo—, se queden a medio camino. No obstante, quizás la excesiva propaganda de un producto mediocre sea el peor enemigo del film, que de otra forma, puede ser que hubiera quedado simplemente en un buen ejercicio, pequeño y minorista, pero con un buen potencial futuro. Así solo se nos queda en un melodrama más, que quiere pero no puede… o ni siquiera quiere?.

Anuncios

2 comentarios en “Moonlight

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s