El Contable

the_accountant-large

The Accountant

Curioso y desconcertante resulta el título de “El contable” (The Accountant), sobretodo después de ver la película. De su director, Gavin O’Connor, ya conocía su trabajo anterior “Warrior“, con el que obtuvo un relativo éxito, y que a mí, personalmente, me pareció tan fiasco como éste. Curiosamente, ambos filmes conservan la misma estructura de fondo: una especie de dilema Caín/Abel, con un padre problemático, todo en clave bastante facilona. ¿Quizás?.

En una y en otra, la actitud paterna lleva a la desintegración familiar, al enfrentamiento de los hermanos y —como no— a un final empalagosamente reconciliador, no sin antes obsequiarnos con una sobredosis de ultraviolencia, culpabilidad, remordimientos y no sé cuantas cosas más.

Si en la cronológicamente anterior, “Warrior“, la mencionada ración de violencia se despachaba más o menos de una forma creíble, mediante las más extremas artes marciales, monetizadas a través de las mafias de las apuestas; en su último trabajo, el director no se corta ni un pelo y la emprende con un thriller de los de crueldad circense. La violencia vs mojigatería de la primera, quedan ampliamente superadas por la agresividad con final feliz de este curioso contable.

En el lugar común del enfrentamiento familiar, se puede observar sin mucha dificultar el objetivo final del trabajo, que no es más que la pura rentabilidad comercial, tratando de potenciarla a través de conflictos emocionales mucho más serios que la pasta. Me pareció, y me parece, una falta de ética considerable, hacer burdos “bruces lee” y “rambos“, camuflados de análisis social.

the_accountant-1

Imágenes tópicas…

En el film que ahora nos ocupa, la confusión —empezando por el título—, es todavía más rocambolesca. ¿Que coñe pinta aquí un contable repartiendo tiros olímpicamente?, si los contables somos gente prudente, pacífica, sedentaria y sobretodo aburrida. Y no hablemos de la ira de los mansos, porque no, porque va a ser que no existe, si acaso el cabreo de los mansos, y punto.

Pero el desvarío más descarado e intolerable en esta surtida ensalada, me resulta al mezclar en una aventura digna del mas mediocre telefilm, problemas con tan poca gracia como el autismo, sobretodo cuando la indiscutible y eficaz curación parece que debe producirse en la niñez, a base de hostias, por parte de un padre militar autoritario. Absurdo, abominable e inmoral.

the_accountant-2

… del oficio de contable

Pero mira tú, al final resulta que le sale un chico guapo, fuerte, listo como él solo, y sobretodo violento y asesino, pero esto no importa, si es siempre en pro de la justicia entendida en plan americano: a base de la más sofisticada fuerza bruta. Y es que esto ya nos lo apuntaba el padre de la filosofía estadounidense, el intelectual camuflado Clark Kent.

Anuncios

Un comentario en “El Contable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s