La Corrispondenza

la_corrispondenza-large

La correspondencia

El director italiano Giuseppe Tornatore, vuelve en esta película, “La Correspondencia”, a encaminar la realización de un tema espinoso, hacia el melodrama lacrimógeno, que parece que le gusta.

La trama pasa en torno a las relaciones amorosas entre una joven estudiante de astronomía y su profesor, mucho mayor que ella. La muerte de este último desencadenará una fantasiosa comunicación entre muertos y vivos, basada en programadas correspondencias (distribuidas descaradamente por la empresa TNT), y continuos mensajes electrónicos (ahora la propaganda descarada es de iPhone, que hay que financiar el film). El fundamentar el desarrollo del guión en continuas conversaciones, entre chateo y mensajero, en forma de güija moderna, más que posiblemente, llegue a cansar a algún que otro espectador.

Al margen de las formas —por cierto, de presentación impecable—, el filme mezcla varios aspectos que el director no sé si trata de relacionar entre ellos; de apoyar el uno con el otro; o simplemente es un totum revolutum para completar el metraje.

Por una parte, cuando era adolescente, la muerte del padre de la protagonista en un accidente en el que se encontraban ambos, parece que ha causado un profundo sentimiento de culpabilidad, que marcará las decisiones vitales de la joven.

La relación con su amante, a su vez, padre de familia, brillante profesor de la universidad y de edad similar a la de su desaparecido progenitor, parece guiarnos hacia un complejo de Electra, derivado del mortal infortunio.

la_correspondencia-1

La güija sakesperiana de Apple

Aunque, para mí, el punto que me ha interesado del film, es la obsesiva relación post mortem que relata la peculiar historia de la correspondencia póstuma. Seguir viviendo en el mito.

Es cierto que la mente, habilita ciertos resortes para amortiguar el dolor de la muerte, es el tiempo de duelo. Aunque no siempre se supera —realmente nunca se supera del todo—, y en algunas personas, acaba transformándose en pura esquizofrenia.

El film, en este sentido y visto linealmente, ayuda poco a superar el trance. El alimentar una historia de amor más allá de la muerte, no parece muy aconsejable para quienes han sufrido esta situación. Ahora bien, si damos la vuelta a la parte negativa del proceso, naturalmente acabaremos encontrando la parte más positiva de este —aparentemente— absurdo melodrama, en el que el final acaba siendo el final. Como siempre.

la_correspondencia-2

“Somos del mismo material del que se tejen los sueños”

El hecho de que ambos protagonistas se dediquen a la astrofísica, donde todo estudio se basa en un universo que hace millones de años desapareció, pero que es hoy cuando nos llega su luz, se convierte en la metáfora de la comunicación después de la muerte. Ahora con tecnología y sin religiones… o con la tecnología como nueva religión.

Anuncios

2 comentarios en “La Corrispondenza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s