Miles Ahead

miles_ahead-large

Miles Ahead

La idea del director y actor norteamericano Don Cheadle, de hacer un biopic imaginario en “Miles Ahead“, no parece mala. Si los biopics y biografías tradicionales pecan de poco o nada creíbles, pues nos inventamos directamente una historia que recree, más o menos, el ambiente en que se desarrolló la vida de quién queremos contar su trabajo, y nos centramos en lo que importa, o sea, su obra.

Sí, está claro que una y otra, vida y obra, están siempre interrelacionadas y es difícil comprender la una sin la otra. Y así entiendo que deberían plantearse los relatos de este tipo, una cosa en función de la otra. Pero lo cierto es que, al final, siempre se queda en cuatro anécdotas tópicas y seguramente falsas, detrás de las cuales duermen las verdaderas miserias y grandezas, que permanecerán tan ocultas como sea conveniente para transmitir la imagen ya prefabricada. Aunque la vida personal es personal, y lo que trascienda de ella, debería hacerlo a través de la obra del autor. Difícil de gestionar.

Le toca en este caso al trompetista mítico Miles Davis. El director pretende mostrar al músico que quizás más haya evolucionado la música de jazz, integrándolo en un contexto sórdido de drogadicción y de hampas en la industria musical. En este ambiente parece que Davis, consagró su existencia a evolucionar constantemente su música, y por tanto, la música.

Pero en el film, en realidad, nada resulta. Una vulgar historia de acción medio mafiosa, plagada de pistolas y pistoleros, pretende sustituir lo que parece que fue la excéntrica y caótica vida del músico, vista desde el tramo final de su carrera; pero no solo consigue no hacerla creíble, sino que la convierte en absurda. Para rematar, parece no convencer mucho la idea ni al propio director, por lo que no se resiste a completarla sin acudir puntualmente, a base de flashback, a contarnos en forma tradicional su pasado de problemática y exitosa estrella. Si a esto añadimos que la realización tampoco es extraordinaria, nos encontraremos ante un film entre desconcertante y aburrido, entre novedoso y clásico, que nada interesante aporta al conocimiento del trompetista.

miles-ahead-01

Miles, Miles, Miles… esa chulería indecente… es el dueño del silencio

Nos queda la música. Tampoco. No solo no nos expone la evolución de su carrera, —una de las más vanguardistas e innovadoras, que daría para horas de metraje—; simplemente se limita a introducir breves fragmentos y puntuales fraseos a lo largo de tan peculiar historia. Creo que puede definir bastante al film en su aspecto musical, decir que lo mejor es la pieza que acompaña el rodillo final de créditos. Así de triste.

Anuncios

2 comentarios en “Miles Ahead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s