Kiki, el amor se hace

kiki_el_amor_se_hace-large

Kiki, el amor se hace

Escatológica desde el título hasta el propio cartel, podría ser el subtítulo de este tercer trabajo, “Kiki, el amor se hace”, del actor de series televisivas, metido a director de cine, Paco León. Aquel autor que nos sorprendió con la modesta, aunque fresca e imaginativa “Carmina o revienta”, que sin ser nada del otro mundo, exprimiendo un presupuesto mínimo o buscándose la vida con una distribución arriesgada y novedosa, se ganó la simpatía de todos.

La buena acogida que tuvo su ópera prima, desembocó, como no podía ser de otra forma, en el interés de las productoras convencionales, —en este caso el grupo Mediaset, especializado en la telebasura más descarada—. Se forzó una segunda e innecesaria parte, “Carmina y amén”, naturalmente con el único objetivo de aprovechar el tirón de la primera, quedándose a mitad de camino. Y así llegamos al presente trabajo, que últimamente andaba por aquí con más pena artística, que gloria comercial. Poco a poco la deriva del director nos va enseñando el plumero.

Remake de un film australiano que no conoce ni dios, “Kiki” trata de ser una comedia en la que se abordan los lados más controvertidos de las filias y fobias dentro de las relaciones sexuales, con un lenguaje directo, incluso grosero, que se supone debería conectar con el espectador más desinhibido

El humor de trazo grueso, más que invitar a la sonrisa, incita la mueca de desagrado. Ni la sutileza, ni siquiera la naturalidad aparecen por ninguna parte. El basar un estilo en la grosería y la escatología, me parece limitar demasiado el mercado, más cuando el único propósito parece ser la rentabilidad inmediata.

Evidentemente, el objetivo de la carrera de Paco León, ya empieza a ser suficientemente obvio, el mismo que el de su productora: la taquilla contante y sonante.

kiki-

Humor nteligente

Me queda claro pues, que en aquel primer ejercicio de imaginación, sonó la flauta por casualidad. Lo lamentable es que el cine en este país, en general, parece creer que la comedia simplona, de gracietas facilonas, es le camino correcto, y que si la industria cinematográfica va mal, no es por sus “magníficas” propuestas, sino por los abusivos impuestos o por los impenitentes piratas. Y así les va.

Si Wilder, Lubitsch, Hawks, Azcona, incluso hasta Berlanga, levantaran la cabeza, mucho me temo que también estarían de acuerdo.

Anuncios

3 comentarios en “Kiki, el amor se hace

  1. Por lo menos, con ese título y el cartel, ya no engaña a nadie. El intentar vivir de lo que haces te lleva a estas cosas, lo malo es si antes no has hecho otras que merezcan la pena. Ya lo dijo Montoro que los problemas del cine empiezan por su calidad (mala). Pero para eso estáis los cinéfilos, para avisarnos, que en el pecado lleváis la penitencia !!

    Me gusta

  2. A veces no es que las primeras apuestas sean casualidad, sino que suelen ser más autónomas y personal, creo que luego (sobre todo cuando éstas salen bien), ven el dulce y se desvirtúan. Es lamentable que aquel que tuvo éxito vendiendo manzanas, quiera seguir con éste vendiendo limones. Pero así hace, y así se les destruye la filmografía y la credibilidad. Una pena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s