El hijo de Saúl

El-hijo-de-Saul

El hijo de Saúl

La oscarizada, archipremiada y alabada película húngara “Saul fia” o “Son of Saul” y en castellano “El hijo de Saúl“, —primer largometraje del director Laszlo Nemes—, como suele ocurrir con todo aquello a lo que se le pone unas expectativas excesivas, acaba decepcionando poco o mucho. En este caso, solo un poco.

Como cabía esperar de un discípulo directo de Bela Tarr, conservadores de aquél cine húngaro, lento, complejo, subtitulado y en blanco y negro de los años sesenta. Uno de los puntos de referencia de la progresía más radical en aquellas salas de “Arte y Ensayo”, hoy resulta difícil de digerir, al menos completamente, (entonces también, pero ahora ya no está de moda ir de intelectual).

Un cine dirigido a los sentidos a través de la puesta en escena, donde la historia que nos cuenta poco tiene de realista. Llena de símbolos y metáforas, cada uno llegará a sus propias conclusiones, seguramente más relacionadas consigo mismo, que con lo que se está proyectando en la pantalla.

En el film que nos ocupa, el director se encierra en lo que suponemos fueron las más crueles entrañas de un campo de concentración cualquiera, en plena masacre nazi: las cámaras de gas y hornos crematorios, donde se acabó con multitud de personas. También había otros prisioneros de su misma condición, en los que se centra el film, cuyo cometido era más cruel si cabe, pues eran los forzosamente elegidos para realizar el trabajo de exterminio y cremación de sus propios paisanos.

Nada nuevo que no se haya contado docenas de veces. Pero como siempre, será la forma de contarlo lo que haga que nos llegue o que nos deje indiferentes.

En el film veo dos aspectos distintos, uno relacionado con los hechos sobradamente conocidos del genocidio, que el director retrata de una forma austera y magistral, desde el ángulo de los prisioneros encargados de llevar a cabo el exterminio. El tratamiento dramático de la luz, los encuadres cerrados y los obsesivos movimientos de la cámara, nos trasladan por momentos al propio infierno, como pocas veces se ha hecho.

Pero esto no da para más allá de media película documental; cruel, impresionante, pero limitada. El protagonismo del estilo duro y la estética epatante, va robando interés a la propia narración. La forma se antepone al fondo, y el director a su película.

El relato en que se nos muestra la frialdad con la que acaban “trabajando” los prisioneros, producto de la traumática situación, machacados psicológicamente ante semejante barbarie cotidiana, se va diluyendo en un vulgar conflicto de fugas carcelarias, más cerca de las aventuras que tantas veces se han repetido de los campos de concentración, que de una inmersión en los infiernos de cada uno de los personajes.

el hijo de saul

Mirada desde el más allá

Si bien en el aspecto documental el film resulta directo e impactante, en cuanto al hilo conductor que debe servir para adentrarnos en la vida y sobretodo sentimientos de los protagonistas, viene cargado de alegorías, no sé si referidas a la dignidad del ser humano en general, o debemos meter aquí también aspectos místicos y religiosos.

Saúl, el único prisionero en el que se centra la película de forma intensa, es una persona solitaria, hundida por la situación que vive. Un día reconoce en uno de los niños ejecutados al que dice que es su hijo, —algo que nunca sabremos si es así, o es otra metáfora—, su pretensión es salvar el cuerpo de los hornos crematorios y darle una digna sepultura, para lo que tendrá que encontrar en medio del caos, a un rabino que oficie la correspondiente liturgia.

Naturalmente toda esta historia, a primera vista un tanto absurda en semejante escenario, se antoja como la simbología de unos principios, que aquí sí que tendremos que poner los espectadores cada uno los nuestros, porque pistas en este tipo de cine, pocas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s