Steve Jobs

Steve_Jobs-647763435-large

Steve Jobs

Los muertos son perfectos para fabricar mitos, (y lo mío con los “biopics“, puro masoquismo). Debe ser la tercera o cuarta versión que veo o leo del difunto personaje “Steve Jobs“, y cada una diferente, naturalmente, como debe ser una buena “biografía creativa“.

En el caso de la empresa de la manzana mordida, es incontestable su capacidad de promocionarse en cualquier medio y a cualquier precio. En los productos informáticos son indudablemente buenos, pero en la propaganda son insuperables.

El último film sobre la vida y milagros del líder de sus fundadores (los otros no importan que todavía viven, y además eran oscuros técnicos sin glamour), se lo han encargado a un director de cierto prestigio, Danny Boyle (“Slumdog Millionaire“), y a uno de los actores más profesionales del panorama actual, Michael Fassbender.

El primero hace virguerías con el ritmo de una narración más bien monótona, lo que da un cierto entretenimiento a la película; aunque a mí me parezca que el guión pretendía centrarse más en la polémica personalidad del sujeto en cuestión, que en las carreras interminables por los pasillos. En fin, falta de entendimiento entre director y guionista quizás.

Y Fassbender, profesional como siempre, sobre el que recae todo el peso del film, da la talla. Pero el planteamiento es tan flojo, que no creo que nadie entienda nada que no supiera ya de antemano. La historia recoge solamente un momento puntual de la carrera del protagonista, supongo que con el fin de mostrar la peculiar personalidad de un cierto personaje, tan producto de la mercadotecnia, como sus gadgets.

El tratar de complementar innecesariamente la extensa ¿biografía? de Walter Isaacson sobre la vida del magnate californiano, con torpes guiños a un supuesto pasado, con flashback inoportunos, o con los inevitables agujeros en la información, hacen incompresible una narración quizás concebida solamente para mostrar su lado psicológico, pero realizada como un “thriller empresarial” (creo que este género no existe, pero es igual).

Steve_Jobs-248836923-large

A estos los aprovechan hasta donde haga falta

Entre tanta mitología, habladurías, biografías y demás recursos publicitarios, mi conclusión sobre el renombrado Jobs, no es que fuera un genio, ni un artista, ni un visionario, ni nada por el estilo, fue simplemente un empresario, y lo hizo bien, a juzgar por la cotización de sus acciones.

Los plagios de unos y de otros, la rapiña de materias primas africanas, la explotación de la mano de obra asiática, el precio abusivo de sus productos a sus adictos clientes, la obsolescencia calculadamente programada; eso no sale en la película, pero son las señas de identidad de cualquier “gran” empresario, detrás de cualquier “gran” marca que queramos elegir.

PD: Reservada para incondicionales de la manzana. Imprescindible que vayan con el cuento aprendido, si no, aquí no se entiende nada.

Anuncios

4 comentarios en “Steve Jobs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s