Truman

Truman-984199420-large

Truman

Que el tema relacionado con la muerte en la cultura judeocristiana es un tabú, nadie lo duda. Que si a esto le añadimos la exigencia de una muerte digna, la controversia está servida. Y que si lo completamos con el derecho a terminar cuando y como uno quiera —o sea, la eutanasia—, la sala se nos queda vacía.

Y volvemos al primer argumento, una educación basada en el miedo a la muerte (no confundir con el deseo a morir o no morir). El cuento de que nuestra vida pertenece a no sé quién, o la historia de un incierto “más allá”, constituyen los pilares en los que se fundamenta toda una filosofía de negación de lo evidente. Si a estas supersticiones añadimos, por lo general, una muerte absurdamente dolorosa físicamente, el pánico lo tenemos asegurado. ¿Quien saca beneficio?

El film de Cesc Gay,Truman” (que aquí no es un presidente, sino un perro digno), trata, como otros muchos filmes, de este tema. Una persona es diagnosticada con una enfermedad irreversible, y a partir de ahí, simplemente toma sus propias decisiones.

La diferencia con otras películas basadas en la misma temática (Los años bárbaros, Amour,…), estriba en el acertado tono del relato. Una agradable forma de tragicomedia, por supuesto con escasos y medidos gags, le da a la historia un tono de normalidad; de una cotidianidad que en esta sociedad suena hoy a surrealista.

Truman-306784175-large

Marcha fúnebre a cuatro manos

Por supuesto el inevitable sabor agridulce, nos hace permanecer en todo momento conscientes de una realidad, que por mucho que tratemos de ignorar, de mitificar, o de engañar mirando hacia otro lado, la tenemos ahí cada día.

El enfoque sutilmente amable por parte del director, y las magníficas interpretaciones de Javier Cámara y Ricardo Darín, nos hacen sentir esa contradictoria sensación de sonrisa congelada, entre el dolor y la paz.

Naturalmente, esto es cine, expone una situación idílica de unos personajes ficticios. Cuando la cruda realidad nos toca de cerca,… cambia… bastante.

Anuncios

4 comentarios en “Truman

  1. Realmente lo jodido en la película no es el hecho de morirse (para el que se muere), sino las despedidas. Acabo de verla y me ha gustado, sobre todo porque se queda en el punto justo de no pasarse ni hacia el dramón lacrimógeno ni hacia la comedia fácil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s