Eutanasia por compasión

Corazón silencioso

Corazón silencioso

De vez en cuando, y ahora es uno de esos momentos, vuelve a surgir el tema de la muerte con dignidad, sin los sufrimientos innecesarios, producto del fundamentalismo religioso y el negocio de una mal entendida sanidad. Personas que han sufrido y sufren la barbaridad del encarnizamiento terapéutico, esto es, mantener las constantes vitales del moribundo, a base de tecnología, sin ninguna esperanza de recuperación mínima.

La sinrazón se hace ya cansina, no sé si pesa más la superstición religiosa, o los pingües beneficios que reporta para los hospitales especializados, mantener un cadáver viviente “hasta que dios quiera“, que entonces será reemplazado por otro desgraciado que haya caído en sus fauces. Naturalmente, centros financiados con fondos públicos,

La tercera razón, es el miedo legal de algunos facultativos a aplicar ciertos protocolos; pues a costa de proporcionar un final sedado y sin sufrimiento, el tiempo de la precaria vida del paciente se acorta inevitablemente. Esto puede ser aprovechado por gentes sin escrúpulos para denunciar al médico que lo practicó, aduciendo mala praxis, para conseguir indemnizaciones económicas, incluso en algún caso vendettas políticas o profesionales. Ni sería el primero, ni el último, la legislación intolerante suele barrer siempre para el lado más conservador.

Y solamente hablamos, en principio, de la llamada eutanasia pasiva, de evitar una muerte penosa e indigna a enfermos diagnosticados siempre como irreversibles, por una interminable colección de especialistas. Entonces ¿qué duda hay? ¿fanatismo o negocio?.

Ni hablar por supuesto de eutanasia activa, el derecho de todos a abandonar este mundo cuando nos dé la gana. Sí, lo podemos hacer, de formas violentas y traumáticas para todos, el hacerlo de una forma pacífica y serena, eso no, eso está castigado penalmente. El mismo caso, hoy innegociable, es el del suicidio asistido. Parece que el legislador prefiere que la gente se arroje al vacío, se corte las venas, se intoxique con barbitúricos; a un dialogo disuasorio o un inevitable final civilizado. Aunque debe resultar más eficaz la solución de “si no los contamos no existen“.

Por supuesto, las plataformas ciudadanas que pelean por cambiar una legislación medieval —aquí DMD sobretodo—, quedarían muy satisfechas aunque solamente el primer caso quedara aclarado legalmente, evitando conflictos jurídicos absurdos que eternizan el sufrimiento del paciente, y como no, de sus allegados. Hoy estamos de nuevo en ello con una niña de doce años en portada de la prensa, mañana será un anciano al que nadie dará importancia; los ancianos no tienen el mismo morbo.

Esto no es de por aquí

Esto no es de por aquí

A propósito de este caso mediático, he llegado hasta el film danés “Corazón silencioso” (Stille hjerte), uno de los no muy abundantes trabajos que abordan el espinoso tema. Presentada en el último festival de Valladolid y no estrenada comercialmente, por supuesto.

Si la mayoría de películas que conocía hasta el momento sobre este tema, me parecieron o demasiado complacientes, o demasiado teatrales —y quiero decir con esto, solamente, que la realidad vivida es mucho más cruda—, ésta historia peca de lo mismo, excesiva felicidad, aunque plantea las dudas y disyuntivas propias de una situación límite, el horror de la obcecación hospitalaria, queda todavía lejano.

Solo añadir el agradecimiento a esos profesionales de la medicina —quiero pensar que son mayoría—, que por el contrario, aplican con valentía la razón y la humanidad cada día, anónimamente, con la misma naturalidad que la vida y la muerte. En todo caso héroes clandestinos.

Anuncios

2 comentarios en “Eutanasia por compasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s