Pride

Pride (Orgullo)

Pride (Orgullo)

Cuando un director británico toma una historia de lucha social, de aquella de los tiempos de Margaret Thatcher, y le da un toque de comedia optimista, le sale otra “Full Monty, e inevitablemente nos trae el recuerdo de aquel Stephen Frears —en su versión inglesa—, de por allá por sus reivindicativos ochenta y noventa.

Ahora es el director Matthew Warchus, quien treinta años después, se dedica a recrear en su película “Pride” (Orgullo), un hecho poco más que anecdótico dentro del desastre económico y social que supuso la política de desindustrialización y privatizaciones salvajes en Gran Bretaña, que el neoliberalismo sirvió en bandeja al capital más conservador.

El relato se remonta al año ochenta y cuatro. Por una parte, las huelgas, el desempleo y por consiguiente la pobreza, eran el panorama cotidiano. En este caso el film se centra en la larga protesta de mineros de Gales en aquél año.

Por otro lado, en ese tiempo, las reivindicaciones de libertad, llevaron a la movilización de gays y lesbianas, en pro de conseguir un reconocimiento a la diversidad sexual que representaban. Unos y otros tenían un enemigo en común, el gobierno inmovilista. Pero los homosexuales, además, deberían de lidiar con la incomprensión de la sociedad en general.

Cuentan, que el apoyo de estos últimos a la causa minera, si bien en un principio fue rechazado por los típicos prejuicios, acabó representando un ejemplo a seguir de unión entre colectivos en lucha común. Aunque un ejemplo a seguir, lamentablemente, no es sinónimo de ejemplo seguido.

ingenuo o escéptico

ingenuo o escéptico

La película, con su tono de optimismo, resulta una entretenida comedia, dentro del drama que siempre queda subyacente. A pesar de los repetidos clichés y los tópicos más manidos, el film se ve con agrado. No deja de ser un simple panfleto político, pero el positivismo que desprende no puede ser obviado en los tiempos que corren.

Y quizás haya sido la similitud con la situación de hoy, lo que haya animado al director a desempolvar una improbable historia —que sabe dios como sería en realidad—, pero que, tal y como está contada, queda de lo más edificante. Sonrisas y lágrimas.

pride-1985 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s