Les amants du Pont Neuf

Los amantes del Pont-Neuf

Los amantes del Pont-Neuf

Tenía pendiente esta película —ya del 91—, y al aparecer por casualidad en uno de estos videoclubs on line baratos, he aprovechado para saldar la cuenta con mi curiosidad.

Se podría incluir como ese cine francés, que es consciente que ha de evolucionar más allá del legado de los Truffeau y compañía, y que a mi juicio todavía no ha logrado, ni despegarse de su sombra, ni superarlo.

El propio título, “Los amantes del Pont Neuf“, la temática de excluidos sociales —como se llaman ahora a los vagabundos—, o la presencia de una jovencísima Juliette Binoche en los comienzos de su carrera, me hacían albergar quizás demasiadas expectativas.

Y no es para menos, el director Leos Carax plantea inicialmente muy bien el problema social de los “sin techo“, de forma que parece va a resultar interesante. De una parte un “pied noir“, funambulista callejero, desarraigado y alcohólico; de otra una niña de buena familia, pintora, fugada de su casa por desengaños amorosos.

El hecho de que la trama se desarrolle prácticamente en un solo escenario, en el Pont Neuf de París, cortado al tráfico por obras de remodelación (por cierto, éste reconstruido en un costoso decorado), no es una idea nueva, aunque tampoco un inconveniente; junto con una ambientación en gran parte nocturna, resultaría lo más atractivo del film, si la fotografía hubiera estado un poco más acertada; y es que las noches con más iluminación que un campo de fútbol, no me convencen.

Juliette Binoche, su novio...

Juliette Binoche, su novio…

Estos pequeños “peros” no tendrían ninguna importancia, si el film no girara inmediatamente hacia una simplona historia sentimental entre un hombre y una mujer, uno con un amor muy “fou“, y la otra menos “fou“; y que por muy “homeless” que sean, no es suficiente como para identificarnos con unos personajes, de los que, además de morbosos, no conocemos prácticamente nada, ni de su pasado, y si nos descuidamos, ni de su presente; porque entre el drama, el romanticismo, excursiones oníricas, fuegos artificiales y bailes sin cuento, acabamos francamente desorientados.

... y el fantasma del violonchelo

… y el fantasma del violonchelo

Si se pretendía hacer algo parecido a aquello del “realismo mágico“, mejor que se hubiera quedado, o en el realismo, o en el mágico. Porque ni nos sensibilizamos con los personajes y sus circunstancias, ni la supuesta magia nos deslumbra. Para remover sentimientos no solo basta con ensuciar a la Binoche.

Esperaba algo más, como vengo esperando últimamente, de un cine francés que parece seguir viviendo de prestigios muy pretéritos. Mayormente.

Anuncios

Un comentario en “Les amants du Pont Neuf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s