El lado bueno de las cosas, tal cual

El lado bueno de las cosas

El lado bueno de las cosas

Bienaventurado el que nada espera, porque nunca sufrirá desengaños“. No me parece una frase muy alentadora, pero demasiadas veces nos ocurre lo contrario: esperar demasiado y no saber valorar las cosas en su justa medida. En esto del cine, me temo, que resulta demasiado frecuente.

Ésta es de esas veces que te pones a ver algo sin demasiadas expectativas, que tienes la tarde tonto-ñoña, que aquello te hace gracia, y que al final resulta que lo has pasado tan ricamente.

Es lo que me ha ocurrido con “El lado bueno de las cosas“, una comedia con alguna pretensión, pero poca. Basada en la vida normal de gente normal: neuróticos de lorazepan, bipolares impredecibles, obsesivos ciegos, supersticiosos irredentos, depresivos insoportables, compulsivos sin voluntad, reprimidos histéricos, irracionales lúcidos, resignados en la amargura, socarrones de mala leche, perdidos que se buscan y enamoradizos que se encuentran.

comedia romántica algo diferente... pero

comedia romántica algo diferente… pero

El film trata de ser, lo que ahora se llama “positivo“, y explica que siendo “positivo” a la gente le va bien,… pues bueno. Pero a mí sobretodo me ha parecido una película entretenida, que no es poco, y me hubiera parecido más si no se planteara un final pelín moralizante, que ya quedaba bien con un final solo moñas.

El que un servidor de ustedes opinara ayer sobre Béla Tarr, poniendole “peros“, y hoy se lo pase divinamente con una oscarizada comedieta americana, da que pensar si nuestro punto de vista –o el mío–, tiene mucho que ver con lo que estamos viendo, o simplemente con nuestro estado de ánimo. Así que en realidad, no debería creerme demasiado lo que digo, y mucho menos lo que pienso.

...con final ñoño

…con final ñoño

Quizás sea también porque uno tiene el vicio de identificase enseguida con la vida normal de gente normal: neuróticos de lorazepan, bipolares impredecibles, obsesivos ciegos, supersticiosos irredentos, depresivos insoportables, compulsivos sin voluntad, reprimidos histéricos, irracionales lúcidos, resignados en la amargura, socarrones de mala leche, perdidos que se buscan y enamoradizos que se encuentran.

Volver

Anuncios

4 comentarios en “El lado bueno de las cosas, tal cual

  1. Jajajjajaja yo la odié jajaja esa moralina tonta me superó. Que un obsesivo compulsivo sea el remedio para una familia delirante y todo en manos de apostar cuanto tienen, me pareció, como mínimo, irracional (y en eso estábamos quizá jajaja). Solo rescato escenas sueltas. La frescura con la que la loca le dice al loco “así que te crees normal”, la forma en la que tira el libro (cuántas veces nos enojamos con el final de un librooo!!!), y la actuación de De Niro que la verdad que el tipo lo hace muy bien. Después, prefiero a Allen dando lata sin que se le entienda a donde va, que él si queda loco, y sabe que no sabe ;)

    Me gusta

    • La historia tonta me pareció lo de menos, una excusa, ya digo que en otra circunstancia seguramente la hubiera puesto a parir, pero algunos somos así de coherentes.
      Eso sí, la vi sin saber lo de los oscares, si no, ni la hubiera visto. (Aquí la faceta “prejuicios irracionales”). E insisto, o yo no vi ninguno loco, o todos lo estamos. ;D

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s