Hitchcock, tratando de llenar butacas

Hitchcock

Hitchcock

Como viene siendo habitual, Hollywood recurre a las biografías –biodegradables– como fuente inagotable de éxitos de taquilla (los otros no le interesan). Se elige un personaje popular, se recorta su historia hasta que quede ejemplarmente trivial, se le adereza con los ingredientes comerciales apropiados para la alfombra roja, y la rentabilidad es cómoda y segura… y efímera, pero eso da igual.

En esta ocasión el elegido es el archiconocido director Alfred Hitchcock, y el film casualmente también se titula “Hitchcock”, para no confundir.

La película no trata de relatarnos toda la vida y milagros del mítico –y mitificado– director, sino que partiendo de la anécdota del rodaje de uno de sus films más conocidos, trata de apuntar tímidamente algunas de las características más personales.

Si la fórmula elegida parece en principio, si no novedosa, al menos no tan convencional como otras, al final el resultado es el mismo. Para olvidar.

El reclamo: Scarlet Johanson-Anthony Hopkins-Helen Mirren

El reclamo: Scarlett Johanson-Anthony Hopkins-Helen Mirren

Pero, partiendo de que quizás Hichcock sea uno de los personajes cinematográficos más estudiados y sobre el que más se ha escrito; o a esto le ponemos fuegos artificiales, o va a resultar muy poco atractivo. Y la pirotecnia parece que aquí va por la caracterización. El maquillaje, que pretende ser reclamo de alguno de esos premios promocionales, resulta lo suficientemente bueno como para no reconocer a Anthony Hopkins, y lo suficientemente malo como para tampoco reconocer a Hitchcock. Si le añadimos una iluminación propia de fluorescente de cocina, y unas interpretaciones esteriotipadas y cargadas de tópicas poses de imaginería turística, el resultado es nefasto.

Comparaciones odiosas¿Porqué tocas los mitos?

Comparaciones odiosas: ¿Porqué tocas los mitos?

Biográfica y profesionalmente, no solo no aporta nada, sino que lo poco que insinúa, va encaminado a dulcificar a un individuo, que en lo personal, parece que tiene bastante que dulcificar para poder llegar a la beatificación (y a mí que me importa). En cuanto al aspecto cinematográfico (a mí sí que me importa), aún resulta todavía más banal. Nada de nada.

Si alguien quiere saber sobre el cine del director inglés, personalmente, le recomiendo que vea sus películas, y si quiere más aclaración, la famosa entrevista con Francois Truffaut no tiene desperdicio. En cuanto a su vida personal –alcahuetes–, pues también, vean sus películas. Que como decía no sé quién  “La gran fatalidad de todo gran creador, tal vez consista, en lo inevitable de su propio testimonio”.

Volver

Anuncios

2 comentarios en “Hitchcock, tratando de llenar butacas

  1. No voy mucho al cine. Más bien poco. Casi nada. Pero solo de ver la caracterización de Mr. Hopkins ya me daba repelús. Confirmado por tus comentarios. A mi todas estas películas en las que el protagonista es alguien al que físicamente conocemos y, por lo tanto, el actor/triz se tiene que parecer al personaje real, no se porque pero ya me dan una mala espina …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s