No, de entrada, no

No Pablo Larrain

NO

Me han recomendado desde por allá la película chilena “No”, del director Pablo Larraín, que aunque parezca mentira por su estética, está rodada en 2012. Y bueno, voy a discrepar un poco, –pero solo un poco–, con los premios y críticas recibidas.

A mí me ha parecido interesante, pero descaradamente partidista, o sea, nada sutil, –demasiada propaganda política, y desprecio por la opinión y situación del ciudadano–. Y como no conozco al director, me queda la duda si era esa la intención realmente (saludos a Costa Gavras).

La película cuenta el histórico periodo chileno de 1988, en el que el general golpista Pinochet, intenta legitimar su dictadura, mediante un apañado referéndum, presionado por la diplomacia internacional, (o sea, los Estados Unidos, los mismos que financiaron y dirigieron su masacre quince años antes, ¿paradójico?). El resultado es de todos conocido, que supongo que viene en la Wikipedia.

El protagonista de la Historia

El protagonista de la Historia

Mi duda: ¿Derrocaron al dictador para enriquecerse también los más “listos” de la clase?. Porque eso me suena también por aquí, bajo eufemismos como consenso, moderación, centro, socialdemocracia, estado de bienestar y otras patrañas muy bonitas, pero insostenibles si falta la ética.

En cuanto al apartado técnico, a mi entender, toma excesivo protagonismo, está muy conseguida la estética antigua de los ochenta. Con la baja calidad típica del video nos transporta bastante fielmente a la época, pero creo que distrae más que aporta (excesivas luces quemadas, ¡tampoco se era tan chapucero, coñe!).

El protagonista de la película

El protagonista de la película

Me quedo pues, con la magnífica exposición de la retorcida utilización de los medios de comunicación para manipular a las masas. O con la doble moral del profesional publicista, poco proclive al compromiso abierto (a pelo y a lana). No sé si mis conclusiones son las que pretendía el director, pero a mí, me sirven.

¿En democracia gana quién mejor publicista tiene?. Como en la justicia, ¿gana el que puede pagar mejor abogado?. Quizás el protagonista tenga razón, y a la masa de espectadores/votantes, hay que metérsela con vaselina, para evitar el rechazo, por muy evidente que sea.

Volver

Anuncios

7 comentarios en “No, de entrada, no

  1. Ui pero este post da para un café y charla jajajaja
    El publicista no deja de ser eso, y la peli lo deja claro. Pero hablando de la realidad, y entendiendo el porqué la gente del NO quería denunciar en su campaña, aún así, por la situación política y el miedo que había, no creo que hubiera ayudado a ganar la elección. Si, claro, a que el mundo se entere. Pero al menos yo considero que primero había que ganar la elección, y después poco a poco ir contando lo que pasaba. Como todavía lo seguimos contando, aquí y allá.
    En fin, por eso me gustó la peli, da a pensar muchas cosas.

    Me gusta

    • Estoy de acuerdo, es una estrategia de guerra puntual, pero yo, (como perro viejo), ya lo veo desde la perspectiva de muchos años, y ese “poco a poco” me parece que a derivado en otras cosas,o sea parecidos perros, con distintos collares, Los que desde aquí deploramos la primavera de Praga, el golpe de Pinochet, Videla, loscoroneles en Grecia o tantos otros, teníamos mucha esperanza con la muerte del general Franco, que enseguida quedó frustrda. Y es que los “políticos” acaban siempre siendo “politicos”, lo mismo en cualquier sitio, en cualquier tiempo, y lo que es peor, bajo cualquier ideología. Su dios único es “el voto”. El ejercicio de la peli es interesante y necesario, pero propio del 88. Los hechos tienen ya la suficiente perspectiva histórica, como para reflejar desde 2012 la realidad a la que hemos llegado. Pero eso sería otra película, claro.

      Me gusta

      • Bueno, vos me leíste, sabes que tengo el mismo descreimiento, pero una cosa es una cosa y la otra, otra, jajaja El tema es que la palabra política, ya no significa lo que debería, hoy por hoy es mala palabra, carente de valores, cuando debería ser exactamente lo contrario. Pero vamos, esos momentos claves en la historia, hay que festejarlos, de eso no hay dudas.

        Me gusta

        • Quiero aclarar, que no soy partidario en absoluto de olvidar el pasado, sino de aprender de él teniéndolo siempre en consideración, sobretodo para los jóvenes que no lo vivieron y lo toman como “historias del abuelo pesado”, pero hay que evitar que ese pasado se convierta en una cortina de humo para desviar la atención del presente. Tanto de un lado, como de otro.
          No creo que sea éste el caso, pero podría ser utilizado a modo de “ves que bien estamos ahora, aquella represión y aquella violencia, quedó atrás”. Hoy sufrimos de autorepresión y violencia psicológica inducida. He dicho, punto.

          Me gusta

          • No, no, no, una cosa no quita la otra. Para mi la peli no tapa lo que pasa en el presente, solo habla de algo que pasó. Y no hace tanto. Yo nací en el 75, hubo dictadura en mi país hasta que tuve 8 añitos. Para mi es contemporánea la cosa, aunque no tuviera mucha conciencia. He dicho jajajajja Siempre un placer hablar con vos eh!!!

            Me gusta

          • Aun no la vi!, no me llama mucho la temática tampoco. Aunque suene muy duro o a ignorante pero será que estos contextos históricos inundó tanto nuestra cinematografía argentina (aunque esto sea de Chile) que ya me provoca más leer sobre los hechos que ver ficciones sobre ellos.
            No obstante, Angel, al decir “pero hay que evitar que ese pasado se convierta en una cortina de humo para desviar la atención del presente. Tanto de un lado, como de otro.
            No creo que sea éste el caso, pero podría ser utilizado a modo de “ves que bien estamos ahora, aquella represión y aquella violencia, quedó atrás”. Hoy sufrimos de autorepresión y violencia psicológica inducida. He dicho, punto” me has dejado con las ganas de acercarme a esta peli porque, vamos, es un poco lo que nos pasa ahora… muchos se agarran de algo así, de un discurso del “nunca más” para luego casi casi tomarse algunos atributos un tanto paradójiicos en consecuencia como repudiar el sistema judicial porque no se “acopla” con las necesidades de los de turno.

            Me gusta

            • Eso intento decir Pabela, que no se aproveche el drama del pasado para justificar abusos en el presente, aludiendo que antes era peor. Y lo que dices de la saturación de este tipo de películas, también es de tener en cuenta, son hechos gravísimos y no deberían tratarse con fines comerciales. Éste no es el caso, pero haberlos, haylos (como dirían los gallegos de Galicia).

              Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s