Solo una opinión contable sobre cine

Este bodrio de escrito se le podría llamar artículo de opinión, pero lo de “artículo“, resulta demasiado para un aficionado, que de historia del cine sabe lo justo que ha visto en la pantalla, los sabios conocimientos aprendidos de Roman Gubern, la socorrida Wikipedia y poco más. Así que si lo tomamos como entretenimiento y catarsis digestiva para quien lo escribe, sobra. (Si han llegado hasta aquí, ya pueden dejar de leer).

La reflexión me ha surgido al ver por primera vez una película olvidada de Vittorio de Sica,I bambini ci guardano ” de  1943. Película que difiere sustancialmente del estilo que le hizo alcanzar renombre por algún tiempo, como fue el neorrealismo. En este caso, –ya digo anterior– curiosamente desaparecen todas las duras críticas sociales de sus mejores títulos posteriores, ¿cuestión de oportunismos?.

Centrándonos en este film como ejemplo, vemos una historia cargada de moralejas absolutamente conservadoras. En realidad es una descarada condena sin paliativos al divorcio, a la ruptura matrimonial, pero sobretodo una condena a las decisiones y los sentimientos de la mujer, haciéndola responsable de todas las desgracias posibles e imposibles. Pero lo más ruin, será la utilización de una forma obscenamente populista, sin ningún pudor, de la mirada de un niño, como víctima propiciatoria del fracaso matrimonial.

Europa estaba todavía en guerra, Italia también, pero no en suelo italiano, el eje nazi-fascista, vivía todavía sus últimos momentos de optimismo. En el país se hacía cine en Cinecitta, mirándose en el espejo de Hollywood –dentro de lo que cabe–, y nadie hacía presagiar que dos años después, la derrota fascista iba a cambiar el panorama del cine mundial, con el nacimiento del neorrealismo.

El periodo inmediatamente posterior al fin de la guerra, traería consigo las crudas imágenes del nuevo realismo que encabezó Rosellini, el propio De Sica, o Zavattini, (como curiosidad, también guionista de este film). Unos y otros parece que se apuntaron al éxito de la crudeza del momento (El limpiabotas, Ladrón de bicicletas, Humberto D, o la más representativa trilogía de Roma ciudad abierta, Camarada y Alemania año cero).

Ladrón de bicicletas

Pero el neorrealismo nació para un momento concreto y murió pronto, víctima de sus escasos matices, y víctima de la rápida cicatrización social ejercida por el milagroso Plan Marshall, tanto en vencedores, como en vencidos. A nadie le interesaba recordar miserias. La agresividad de un cine sin concesiones, evolucionó hacia unas reivindicaciones sociales menos trágicas, para profundizar en un realismo social, menos dramático, pero más cercano a la rápida y desordenada evolución económica.

Nuevos realizadores como Fellini, Pasolini, Visconti, tomaron el relevo –solo por escaso tiempo– de los más veteranos. Acatttone, La Strada, Las noches de Cabiria, Rocco y sus hermanos, marcan un nuevo tipo de expresión, menos efectista, de la todavía dura realidad.

Lo que se pudo ver como la opción de renegar de sus maestros por parte de los más jóvenes, quizás tuviera su explicación. Los nuevos directores se posicionan en ideologías progresistas, incluso radicales en lo político, o directamente ateas en cuanto a la religión.

La Strada

Mientras, Roberto Rosellini acaba en un conservadurismo católico, visto desde la perspectiva actual, bastante trasnochado. Y como ejemplo Europa 51, nos devuelve años después, a las teorías involucionistas sobre la condición femenina, que esta película de De Sica, tan bien describía. Condenando a la mujer –ojo, solo de la mujer– por cualquier desviación de los cánones de la santa madre iglesia.

Por su parte Vittorio De Sica, aunque aún deja su caduca impronta sobre el tema en la floja y americanizada Estación Termini, su faceta de actor y director, le facilitará la ocasión de coquetear con el Olimpo de las banalidades, allá por Estados Unidos, que apreciaban mejor las historias felizmente tradicionales, que para eso eran los reyes de la fiesta.

Pocos años después, ni unos ni otros, seguirían el camino iniciado, derivando a un cine lejos de problemáticas comprometidas. En lo personal, ni la vida de los más conservadores se correspondió con sus prédicas, ni los más revolucionarios llegaron más allá (exceptuaremos a Pier Paolo Pasolini). Quizás, simple reflejo de los caprichos de la historia.

Concluyendo, vuelvo a la reflexión del comienzo, el cine es un arte caro de fabricar, y como tal se acaba convirtiendo en una industria, y por tanto en un negocio. ¿Hasta donde llega la ética de los directores aparentemente comprometidos, y desde donde comienza a ser, simplemente, una oportunidad de negocio?.

No es cuestión de pretender que todo el mundo conserve la integridad en su carrera, de principio a fin, las personas somos esclavos de nuestras circunstancias, y hay que comer, pero casos curiosamente sospechosos los hay.

Volver

Anuncios

4 comentarios en “Solo una opinión contable sobre cine

  1. Justo ayer vi El conformista, de Bertolucci, en Filmin. Mira que Bertolucci a veces me aburre, aunque siempre me resulta desolador, desolador. A pesar de la gloriosa fotografía de Storaro y las cosas que hace con la luz, el calor y el frío, que son como para verlas y morir en paz. Eso sí, los escenarios que aparecen en cada nueva secuencia te hacen pensar: espacio, más espacio. Espacio y tiempo son las verdaderas riquezas de este mundo.

    Me gusta

  2. Buen articulo y buena reflexion,. Aunque en algo no estoy de acuerdo, si la vision es progresista si es valida. Parece que si es conservadora no. Algo que chiria un poco en mi opinion. De cualquier manera, interesante articulo. Cuidate

    Me gusta

    • Lo de la visión progresista o conservadora, tómalo como una opinión totalmente subjetiva, como todo el blog. No pretendo ser imparcial, simplemente exponer mi postura personal. Muchas gracias por la visita y el comentario. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s