El niño de la bicicleta, más infancias de los Dardenne

Como ya va siendo habitual, la nueva película de los hermanos Dardenne que ahora se estrena, “El niño de la bicicleta” (Le gamin au velo), viene precedida por los más prestigiosos premios del cine independiente. Quizás la única formula para que este tipo de trabajos austeros tengan una mínima difusión.

Y es que los hermanos belgas vuelven básicamente a su estilo de cine social, de su forma  de expresión mínima (o minimalista, que queda mejor) y su nula concesión al espectáculo circense.

Como en sus filmes más reconocidos, “Rosseta”, “El hijo”, “L’enfant“, o incluso “El silencio de Lorna“, el motivo del film es el reflejo duro y sin concesiones de ese otro mundo marginal, el que fluye en el entorno inmediato del presuntuoso estado del bienestar. Centrados en las causas y efectos de una estructura en la que no caben los marginados, y que soportan de una manera especialmente grave e injusta los niños en esa edad ente la infancia, la adolescencia y la juventud.

La novedad que encontramos ahora en este muchacho con bicicleta, es fundamentalmente el mensaje de esperanza que nos trasmite, en contraste con sus anteriores personajes, con historias de auténticos perdedores sin futuro.

Se puede criticar a los Dardenne de aburridos, pero lo que cuentan tiene poco de divertido, se les puede llamar repetitivos, quizás, pero nunca serán pocas las denuncias necesarias mientras subsista la realidad, se les puede llamar pesimistas, y aunque en este trabajo traten de arreglarlo, sí son pesimistas, por mucho que ellos mismos califiquen la película “como un cuento“. Un cuento que no cuela.

El hiperrealismo de los Dardenne no es divertido, no es espectacular, solo es conmovedor y preocupante. Una interesante carrera la de estos directores, en la que únicamente sería de desear algo más de evolución y variedad en sus discursos, porque los que nos vemos casi todos, ya nos los sabemos.

Volver

Anuncios

4 comentarios en “El niño de la bicicleta, más infancias de los Dardenne

  1. Me gustaría ver ésta película y espero hacerlo de presentarse la ocasión, como dices es muy apreciada por la crítica, me gusta -de vez en cuando- esa mirada dura de la realidad, cuando se pone un filme melodramático quizás me fastidio un poco pero si sabe manejar bien su ritmo y presentar solidez sin caer en una telenovela me agrada, los Dardenne como expresas son minimalistas, me parece que puede ser una buena fórmula para hacer sentir una idiosincrasia sugiriéndo si bien a veces también el exceso funciona como en Slumdog Millionaire. Un abrazo.

    Mario.

    Me gusta

    • Te recomiendo que la veas Mario, los directores se manejan muy bien en la frontera entre el realismo y el melodrama. Como digo, lo único que veo, no sé si bueno o malo, es que casi toda su filmografía repite casi identicamente el mismo mensaje, y puede llegar verse repetitivo. Saludos y gracias por el comentario.

      Me gusta

  2. La tengo para verla hace bastante y todavía le tengo algo de miedo. Es que El silencio de Lorna no me gustó ni un poco pero viendo el trailer de esta me atrajo y me pareció digna para darle una segunda oportunidad a estos hermanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s