La mirada invisible, un poco más acá del orden

La proliferación de medios de comunicación, nos proporciona una ingente cantidad de información inmediata. Es innegable. Pero ¿cual?, evidentemente la que alguien quiere que recibamos. El filtrado y la manipulación en una red globalizada acaban siendo un filtrado y una manipulación también global y como tal, pues nos la creemos sin ninguna duda. Así, los que pueden, se difunden hasta la saciedad, los que no,… pues no. Y acabamos siempre con aquella paradoja de “una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad”.

En términos cinematográficos, la promoción a nivel mundial de productos (mejores o peores) desde el corazón de las finanzas, acaba frecuentemente en poco menos que acontecimiento universal, para regocijo del contable de la productora.

Y esto viene a que, no hace mucho, acabó en mis ojos –ni que decir tiene cual fue la procedencia– una excelente película argentina, de la cual me entero que se estrenó en pleno verano y con muy poca publicidad y supongo que menos público. O quizás ni se ha estrenado aquí. Si es cierto, yo no me enteré. Sí, ya, que soy muy torpe y solo me entero de las que me entero, que hay que estar más despierto, atontao.

La película en cuestión es “La mirada invisible” de Diego Lerman, Coproducción que acabará amortizándose con un mísero pase de madrugada por televisión, para cubrir el expediente, como tantas otras, a las que –por ley– los canales se ven obligados a financiar sin ninguna gana y menos interés.

El film, visto desde una perspectiva fuera de Argentina, y sin referencias anteriores, trata el tema de las dictaduras con tal sutileza que cuesta varios minutos saber de qué nos está hablando en realidad. Más allá de un excesivamente explícito localismo –que la puede convertir en simple panfleto–, el tema del “orden” es, ha sido, y por desgracia, continuará siendo, un tema universal.

La película pone acertadamente el dedo en la llaga, al incidir en el sistema educativo como piedra angular para lograr la buscada sumisión y adocenamiento. El desarrollo, desde el punto de vista de una ingenua muchacha, trabajadora como vigilante de los alumnos en un colegio nacional, será el hilo conductor, de forma indirecta, de lo que ocurre fuera de las aulas.

En una localización impresionantemente austera, que rebosa conservadurismo y sordidez a partes iguales, la joven sucumbirá al atractivo encanto del poder y la admiración hacia el que manda. Bajo un falso paternalismo pseudo incestuoso, le proporcionará la equivocada sensación de amparo, tan propia de éstos regímenes.

A cambio, el despertar a la vida, a la sexualidad, al amor, a la convivencia, a la libertad, deberá ser reprimida en servicio de no sé qué (o sí sé qué), en una lucha interior entre los impulsos de la naturaleza y el “orden” establecido por algún salva patrias. El miedo a la inevitable subversión deberá estar por encima de cualquier sentimiento.

Si la primera parte del film rebosa intimidad y sutileza en su simbólico discurso, conforme avanza la historia, se va volviendo más evidente, lo que, sin perder su frialdad y crudeza, la convierte en un razonamiento más directamente político. Aunque realmente en ningún momento haya dejado de deslizar su mensaje, ahora se hace ya previsible.

Un final para gustos, demasiado obvio para unos, o una propuesta de esperanza para otros. Como nota personal, añadir que la coda final incrustada entre los créditos, la caga estrepitosamente. Así que mi consejo para quién no la haya visto, es abandonar el visionado cinco minutos antes del final, (como en las películas de “denuncia social” americanas).

Un notable trabajo –salvo la cagada final–, que afortunadamente queda muy lejos de los experimentos de marketing con 3D, HD, iP, 3G, Surround, Full de todo, y demás patrañas de circo.

Volver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s