Éxodo, o cuando los judíos eran las victimas

Desde mi “confinamiento” estival que me impide acceder a los estrenos más comentados, me tengo que conformar con el cine de verano que la pequeña pantalla me ofrece, y que no está mal revisar de vez en cuando.

Hoy ha sido el mega-film Éxodo, realizado en 1960, una fecha nada casual. El estado de Israel incrustado con fórceps en Palestina, había pasado ya los peores momentos de su asentamiento tras finalizar la contienda mundial, y a revueltas con los árabes habían resuelto militarmente en 1956 la guerra de Suez, pero no políticamente, lo que llevaría en el 67 a la definitiva “guerra de los seis días” que todavía dura después de cuarenta y tres años…y espera.

Así que, el año en que se rueda la película parecía necesaria toda parafernalia propagandista que hiciera falta. El pueblo judío estaba comenzando a perder su papel de víctima, para convertirse en verdugo a los ojos de los ciudadanos del mundo.

Y en un tiempo en que el progresismo y el socialismo eran sinónimos, y la causa hebrea todavía gozaba de beneplácito en las “intelectuales” democracias occidentales, los poderes judíos fuera de Israel, (siempre dispuestos a financiar la causa), promovieron esta superproducción basada en todos los tópicos que la masacre nazi les había proporcionado, para justificar el nacimiento del estado israelí de una forma bastante poco convincente.

Moshé Dayán y Yasser Arafat, dos de los protagonistas de la "Historia Interminable"

La productora sería de Hollywood naturalmente, el director elegido, Preminger y el protagonista Paul Newman, ambos de origen judío, como no podía ser de otra forma. La trama, la épica aventura de un barco cargado de refugiados al que impiden la entrada en Palestina, con una respuesta cargada de “heroísmo patriótico”. El resultado, un coñazo de más de tres horas de panfleto en technicolor.

Ahora se cumple exactamente medio siglo de su estreno, y la posición del estado de Israel con el pueblo palestino, cada vez se parece más a la sufrida por ellos mismos, años atrás, frente a la intolerancia nazi.

Me pregunto ¿que ha ocurrido? ¿porqué solo hace unas semanas se repitió un episodio similar, ¡pero con los papeles cambiados!, en la franja de Gaza? ¿los poderes semitas no desearían que nunca se hubiera hecho esta paradójica propaganda? ¿hoy alguien sería capaz de realizar un film semejante? .

Puede ser que sí, la política no tiene ningún recato, pero seguro que lo harían más sutilmente… o no.

Volver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s