Invictus ingenuus

Algunas cosas admiten pocas dudas, y el espíritu de trabajo de Clint Easwood, es una de ellas. Supongo que me repetiré sobre lo mismo, ¡pero es que este señor estrena cada tres meses! (exagerando). De todas formas diga lo que diga después, el mero hecho de hablar de él ya es significativo.

En su última entrega “Invictus”, nombre de un poema de un tal William Earnest, perdido en mi ignorancia, nos relata su admiración por Nelson Mandela, otro personaje también curioso y del que yo personalmente nada sé salvo lo que me ha contado la propaganda, o sea, no sé nada. Y después de ver la película nada sigo sabiendo. Me sigue admirando que después de casi treinta años de cárcel haya personas que se reintegren a la vida, en este caso política, con un simple “decíamos ayer” como diría fray Luis de León. Y por aquí también hemos tenido experiencias admirables.

Estatua de Fray Luis de León en Salamanca

La película, afortunadamente, no la considero la clásica biografía pretenciosa (biopic se llaman ahora en lenguaje cool), solamente y mediante la metáfora de un partido de rugby, trata de sintetizar la personalidad que nos han vendido del líder africano.

Pero el tema es muy gordo, me temo que sobre el apartheid, la transición política, los blancos y los negros, hay muchos grises ocultos. En otras palabras, este viejo escéptico piensa que en Sudáfrica, ni ha sido, ni es todo de color de rosa.

Y como homenaje vale, pero para un director más artesano que artista, el tema le viene grande y el planteamiento le queda descomunalmente ingenuo (ingenuus en latín, ya que nos ponemos).

Espero que vea la película mi sobrino de nueve años,  si le gusta y la entiende la consideraré infantil,.. si no, ni eso. De todas formas espero que nos dure el señor Easwood mucho tiempo y con sus altibajos, nos siga deleitando con sus films, ante todo honestos.

Volver al blog

Inicio

Anuncios

3 comentarios en “Invictus ingenuus

  1. Nunca más de acuerdo! me dejó muy fría esta película. Quizá proque gustándome como me gusta Eastwood me esperaba algo más, pero bueno… nada del otro mundo. Tal cual dices creo que el tema le quedó más que grande, ajeno.

    Me gusta

  2. Es verdad que Mandela parece caracterizado como una suerte de Jesús que perdona a todos. Sin embargo, yo valoré de este film el hecho de cómo ilustra las estrategias que emplea este mandatario para reforzar su liderazgo. Te invito a mi blog! Saludos

    Me gusta

  3. Pingback: Come back, Africa, el apartheid desde el apartheid « Angel Lapresta: Un cine del siglo XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s