Decálogo, Kieslowski y televisión

Ha caído por fin en mis manos una de esas ediciones empaquetadas de el Decálogo de Krzysztof Kieslowski. Ya sé que no es nada nuevo (20 años no es nada, dice el tango), pero hasta ahora no había tenido oportunidad de verlo completo. O bien no se había comercializado o yo estaba torpe comprando.

La cosa es que si ya me fascinó en su día la trilogía de los colores –Azul, Blanco y Rojo–, estas diez obras maestras para televisión, me han convencido que son fundamentales para comprender en toda su profundidad la obra del director polaco, tan compleja como su propio nombre.

Y no hablaré más de la serie, porque merece varios visionados antes de abrir la boca, solo recomendarla a quién disponga de casi ochenta euracos. Los que opinan que Kieslowski en un peñazo para gafapastas, abstenerse, por supuesto.

Y de paso que el Pisuerga pasa por Valladolid, mi hallazgo ha venido a coincidir con el nuevo rumbo que parece le van a dar a la televisión pública en España, sin publicidad. Lo que significa más espacio y la renuncia a la consecución de unos objetivos económicos externos, lo que supondría, digo yo, olvidarse del share y la inminente guillotina.

Y me pregunto, si con estas premisas seguirá siendo una utopía o un milagro, que una televisión financiada por el estado, sea capaz de arriesgarse a producir una obra como el Decálogo.

Ya entiendo que las televisiones comerciales no pasarán de las “Salidas de clase” “Las tetas del paraíso” y culebrones similares, amén de las obligadas importaciones norteamericanas. Pero el caso en que hubo algún tiempo, perdido ya en la memoria, que era habitual las “Tristeza de amor” con la sintonía del malogrado Hilario Camacho, “Hasta luego cocodrilo” donde se descubrieron los Tito Valverde o Carlos Hipólito, “Ramón y Cajal” con una jovencísima Verónica Forqué, o la galardonada “La Cabina” con el siempre sorprendente López Vázquez, por citar algunas. Pero aquello desapareció con la pluralidad de canales, y todos se igualaron, a la baja, claro.

¿Sería mucho pedir, ahora que ya no tienen que pensar en ninguna rentabilidad, apostar por la calidad?,… creo que sí, que será mucho pedir.

Volver

Inicio

Anuncios

3 comentarios en “Decálogo, Kieslowski y televisión

  1. Pues te diré Angel que aquí en Argentina, y muy a pesar de lo que digan muchos, el mejor canal es el del estado, que si bien cuenta con publicidad en su programación y programas de bajo presupuesto, presenta ciclos y documentales de una calidad que ya no dan en ninguno de los otros canales masivos. EL ciclo de cine clásico o el de “Versión Original” presentado por la actriz Inés Estevez son geniales!!! gracias a estos especios pude ver films como Vencedores o vencidos, Primavera, verano, invierno…. y otros tantos geniales.
    En cuanto a tu adquicisión dejame decirte que te envidio sobremanera!, no creo que eso aquí se haya puesto a la venta pero veré de conseguirlo con creces!!!
    Muy feliz año!!!!

    Me gusta

  2. Gracias por tus comentarios Pabela. Aquí tenemos una segunda cadena pública, que tiene muy poca audiencia, se supone que emite programas para “esa gente tan rara”. Hasta hace no mucho tiempo podías ver ciclos de autores, películas clásicas o versiones originales muy interesantes, eso sí, a las 4:00 a.m más o menos, pero desde que inventaron el video no había problema. De hecho, la parte de este blog dedicada a reseñas del siglo XX, son películas que en su mayoría he grabado durante años en VHS de TV. Ahora duermen en un estante llenas de polvo las 555 juntas. Cosas de las nuevas tecnologías.
    Feliz año nuevo, y cuidado con las celebraciones. O mejor no, no lleves cuidado que es muy aburrida la prudencia… a veces. ;)

    Me gusta

  3. La televisón como la entiende Omar Rincón acsdemico Colombiano es para entrener, entretener y en últimas la gente busca de la televisión entretenerse, hasta yo que soy estudiante de comunicación social y realizador audiovisual de una serie de 10 documentales sobre los procesos de memoria en nuestro país, cuando me siento frente a la pantalla busco ver cosas que me entretengan, los documentales que veo, los veo en el televisor pero reproducidos desde el reproductor de DVD, porque es la única manera que los puedo ver, de lo contraria me entraría las ganas de canaliar, pasar canales hasta que encuentre a un idiota que cuenta chistes o hace el ridiculo frente a las cámaras de lo contrario para mi sería casi perdido ver un documental, en últimas la televisión está diseñada para entretener a la gente y en esa entre-tensión el fin último es la manipulación y el analfabetismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s