Nochebuena, Bosnia, 10 años y Grbavica

A pesar de la puntualidad del post anterior (casualidad), no soy de los que corren a ver las películas el día del estreno. Por unas circunstancias u otras, muchas de ellas acabo viéndolas al cabo de los años, gracias al milagro e-bibliotecadealejandría.com.

Es el caso que me ha ocurrido esta semana, ha caído en mis megabytes “Grbavica”, rodada en 2005, después de diez años de la finalización “oficial” de la guerra de Bosnia.

Y ya parecerá una fijación mía, y esto un blog de guerra, pero insisto en que algunos temas especialmente dolorosos sean tratados con un máximo de respeto. No objetividad, que para eso está el diálogo.

Dentro de los treinta o cuarenta conflictos armados que coexisten en el planeta, continua y simultáneamente, como cobertura económica a la industria pertinente, el de la antigua Yugoslavia, aquí, en España, por su proximidad, por su carácter mediterráneo, debería haber calado más profundamente. Pero, quizás por ser un conflicto político derivado de otro tipo de régimen en decadencia, ni la prensa ni otros medios supieron transmitir con efectividad la tragedia que estaba ocurriendo a media hora de casa.

 

Biblioteca nacional de Sarajevo (Foto: Gervasio Sánchez)

Quizás el reportero Gervasio Sánchez en su libro de fotografía “El cerco de Sarajevo” (1994) se acercó tímidamente a lo que contado en primera persona resultaba estremecedor.

Ya Isabel Coixet hizo también una magnífica aproximación en “La vida secreta de las palabras” (2005), de la forma sutil que caracteriza a la directora catalana.

Ahora, con algún retraso pero en plena vigencia, me toca descubrir “Grbavica”, evidentemente más directa, y lo que es más sorprendente, rodada por bosnios en Sarajevo, cuando todavía en todo el país no se podía encontrar un equipo profesional de cine, de ahí la inevitable coproducción.

Ésta, como todas por el estilo, será tachada de efectista, de melodramón, de localista, o de que Sarajevo no representa al resto del país. Seguro que es cierto, pero hoy por hoy me permito recomendar el film, para quienes las guerras les parecen algo del tercer mundo, algo lejano que aquí no puede pasar, y que lo importante es el iPhone, la Wii u otras zarandajas de estas navidades.

Solo una reflexión para los acomodados estados del bienestar, Sarajevo acababa de organizar en 1984 las Olimpiadas de invierno, no parecían pues muy tercer mundo. Y para los que miran hacia otro lado: con las cosas de comer no se juega, decía mi abuela.

Volver

Inicio

Anuncios

4 comentarios en “Nochebuena, Bosnia, 10 años y Grbavica

  1. Kusturica (Underground) –me parece a mí– es sobretodo yugoslavo y no parece que fuera muy partidario de la desmembración del país (nacido bosnio, y nacionalizado servio). Un país por otra parte artificial como tantos en Europa y en el mundo. Éste, a raíz de la primera guerra mundial, creado en un despacho con lápiz y regla sobre el mapa, sin considerar ni la geografía ni las culturas.
    De este film sobretodo me interesa la denuncia de los horrores a los que conduce la intolerancia y la manipulación política.
    De hecho, si no estás puesto en el conflicto, puede ser que ni llegues a saber de que bando están hablando (exagerando un pocooo).

    Me gusta

  2. Pingback: En el camino. Pero no sé cual « Angel Lapresta: Un cine del siglo XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s