Casablanca

casablanca.jpgDIRECTOR: Curtiz, Michael
PAIS: USA
AÑO: 1942
DURACION: 102 min
INTERPRETES: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid

Con los Estados Unidos incorporados a la guerra europea, la producción de Hollywood cayó significativamente, con sus mejores directores enrolados en el ejercito, u obligados por las circunstancias, a realizar un cine puramente propagandístico. Aunque dentro de esta situación, siempre sin olvidar el fin último de la película, se realizaran verdaderas obras maestras.

Paradójicamente en este momento de depresión, surge uno de los filmes mitológicos de la historia del cine: “Casablanca”.

Dirigida por Michael Curtiz, e interpretada por el naciente ídolo de las pantallas Humphrey Bogart, la película narra las aventuras de los resistentes europeos, que debían huir de la persecución germana, a través de esta ciudad marroquí, controlada, en ese momento, por la Francia del gobierno colaboracionista de Vichy.

La historia puede calificarse de banal; los guiños políticos a la colaboración aliada, ingenuos; incluso las excusas implícitas a la neutralidad americana durante los primeros meses de contienda, encajan en lo que sería una vulgar película de propaganda, dirigida a la población civil.

Entonces, ¿dónde reside la magia de “Casablanca”, para que se haya convertido en la película mito por excelencia?. Quizás la ambientación; la perfecta dirección, que mantiene la tensión del espectador continuamente; o la impecable interpretación de Bogart, Ingrid Bergman o cualquiera de los secundarios, tenga algo que ver. Tampoco hay que olvidar la historia de amor que subyace entre los avatares bélicos, y que acaba sublimándose en una abnegada decisión. Tal vez, la nostalgia del pasado como parte del presente, “siempre nos quedará París”. O la fidelidad a unos principios como base del futuro, “es el comienzo de una larga amistad”.

Todas estas razones pueden contribuir a una explicación lógica, pero no lo suficiente, para desentrañar la magia que trasmite “Casablanca”. Magia, encanto y seducción, como para seguir siendo, después de medio siglo, la “película de cabecera” de medio mundo. Pásala otra vez, Sam…

Ver trailer

Anuncios