Conocimiento carnal

DIRECTOR: Nichols, Mike conocimiento-carnal.jpg
PAIS: USA
AÑO: 1971
DURACION: 100 min
INTERPRETES: J.Nicholson, C. Bergen, A. Margret, A. Garfunkel

Dentro de un cine abiertamente crítico y dirigido a una juventud universitaria, afianzada sobre los cimientos que impusieran sus hermanos mayores en los cincuenta, y que abiertamente discrepa en las calles contra la política del gobierno sin miedo a represalias, Mike Nichols, rueda “Conocimiento carnal” después de su éxito “El Graduado”.

Y toma como argumento la vida, y sobretodo, las relaciones sentimentales, de dos amigos cuarentones, ya en los años setenta, perfectamente acomodados económica y profesionalmente en la que ahora podríamos llamar “New American way of life”, y durante hora y media compara el camino recorrido por ambos individuos desde sus primeros escarceos juveniles.

El comienzo de la película se sitúa en los años cincuenta, con dos universitarios de caracteres distintos, el personajes de Mike Nicholson: un apuesto y descarado seductor, machista y misógino; el de Art Garfunkel: romántico, soñador y honesto. La dura réplica a ambas actitudes, irreales e inmaduras, la dará Candice Bergen, en un personaje prototipo de mujer sin complejos, realista, segura de alcanzar por ella misma “su” liberación.

El desarrollo que han tenido los protagonistas en sus vidas, que se intuye a través de una elipsis de dos lustros, podría ser en apariencia el esperado, triunfadores ambos profesionalmente (formados en costosas y prestigiosas universidades privadas), sentimentalmente estable el personaje de Garfunkel, y por el contrario, perdido y desequilibrado emocionalmente el “don Juan” de Nicholson.

Pero todo esto se ve inmediatamente que es una simple y convencional apariencia; en una última elipsis, de otros diez años, que nos transporta a la época actual del film, queda claro el absoluto desastre que ha supuesto para ambas posturas sus relaciones afectivas, el final convierte a todo el filme en una reflexión sobre la pareja en la sociedad occidental, dando una demoledora visión de la convivencia entre ambos sexos y, por añadidura, de la institución matrimonial como símbolo oficial de la misma.

Anuncios