Crimen Perfecto

crimen-perfecto.jpgDIRECTOR: Hitchcock, Alfred
PAIS: USA
AÑO: 1953
DURACION: 88 min
INTERPRETES: Ray Milland, Grace Kelly, Robert Cummings, John

En 1953, la necesidad de cumplir su contrato con la Warner, y la ausencia de proyectos lo suficientemente maduros, hacen a Hitchcock inclinarse por aceptar la adaptación a la gran pantalla de la obra de teatro de gran éxito “Crimen perfecto”.

Aunque, quizás, y en palabras del propio director, ésta fuese una película para cubrir sus compromisos; la maestría de Hitchcock en su resolución, la convierte en una lección magistral de cómo transformar el lenguaje teatral, a una sintaxis puramente cinematográfica.

El argumento, clásico y convencional, recoge el intento de asesinar a su adinerada esposa (Grace Kelly), por parte de un “cazafortunas” (Ray Milland), casado con ésta por el interés en su herencia. La trama inicial se complica fatalmente en contra de la desdichada mujer. Pero, en un giro final, no carente de la correspondiente incertidumbre, el camino se aclara para que nos levantemos de la butaca con la conciencia tranquila. Una conciencia –la del espectador–, que la astuta (y habitual) manipulación del director, ha puesto repetidamente a lo largo del filme, a favor de los personajes éticamente menos “convencionales”.

Técnicamente, aunque la acción se desarrolla prácticamente en un solo ambiente, Hitchcock, da una lección de puesta en escena; y sin romper la unidad de espacio ideada para su originaria representación en teatro, evita el peligro de monotonía que encerraba la ausencia de una variedad de escenarios.

Inconveniente que supera a base de movimientos de cámara precisos o iluminaciones sobrias y concretas, pero, sobretodo, con un tratamiento en los diálogos que logran la perfecta concentración del espectador. Convierte, de ésta forma, la inicial desventaja de disponer de un único decorado, en un aliado para mantener el interés en la trama.

Paradójicamente, “Crimen perfecto”, vista desde una necesaria perspectiva histórica, resulta una obra mucho más importante en la filmografía de Hitchcock, que, lo que su director esperaba.

Ver trailer

Anuncios