Días de vino y rosas

dias-vino-rosas.jpgDIRECTOR: Edwards, Blake
PAIS: USA
AÑO: 1963
DURACION: 112 min
INTERPRETES: Jack Lemmon, Lee Remick

Aunque perteneciente a la generación de directores que realizó su obra a partir de los sesenta, ya con el aparato gubernamental de la censura muy debilitado, y que su carrera cinematográfica se desarrolla principalmente en el campo de la comedia descarada y cínica, en 1963, y como excepción en su filmografía, el austriaco Brake Edwards rueda la película de corte dramático “Días de vino y rosas”, en la que, sin perder el buen oficio de la Meca del cine, afronta de una forma cruda y realista el problema del alcoholismo instalado en la clase media americana. Clase media que sirve, significativamente, de cimiento a todo el sistema.

El film ataca frontalmente la permisiva cultura del alcohol en el mundo del pro-hombre de negocios. Joe (Jack Lemmon) es un reputado profesional del mundo del marketing y las relaciones públicas. El producto que representa es lo que menos importa, su trabajo consistirá en procurar a los potenciales clientes diversión al borde de la legalidad y por supuesto de la ética. Pero la diversión para el cliente es algo circunstancial, para Joe, el trabajo diario, por lo que su adición a la bebida será algo inevitable, y consustancial con su profesión.

El problema se agrava al extender su problema a su mujer Kisten (Lee Remick). Juntos perderán el trabajo, la familia y su propia dignidad. En durísimas escenas la pareja llegará al fondo, frente a su pequeña hija y a su anciano padre, que poco podrán hacer ante la imparable degradación de la pareja.

El director todavía abre una puerta a la esperanza de rehabilitación, a través de las asociaciones de ex-alcohólicos. Pero el principal motor tendrá que ser la voluntad y la ilusión por la vida, de no ser así, el infierno está servido.

Las soberbias interpretaciones de Lee Remic y Jack Lemmon, así como la reflexión a la que nos obliga la dura exposición del tema, hace del film un clásico imprescindible.

Anuncios