Doce hombres sin piedad

doce-hombre-sin-piedad.jpgDIRECTOR: Lumet, Sydney
PAIS: USA
AÑO: 1957
DURACION: 92 min
INTERPRETES: Henry Fonda, Lee J. Cobb

Basado en un trabajo para televisión, de donde procede su director, Sidney Lumet aprovecha en “Doce hombre sin piedad” para encerrar en la sala de deliberaciones de un jurado a doce personas de muy heterodoxa procedencia y condición social.

Enjaulados en el claustrofóbico ambiente, la representativa microcomunidad, se verá obligada a ir desprendiéndose, durante hora y media, de sus mascaras y sus prejuicios, que, en un principio, los impulsaba a actuar en un sentido puramente formal y simplista, y que poco a poco van descubriendo la ambigüedad que puede existir en la línea que separa la justicia de la injusticia.

En el filme, lo que parecía una condena clara a un muchacho de clase marginada, por la acusación de asesinato, se va transformando en duda ante la insistencia al dialogo y a la profundización por parte de los miembros mas tolerantes del jurado.

A la vez, la enclaustrada situación, proporciona la excusa al director para repasar la mentalidad de doce prototipos de la sociedad media americana en los años cincuenta: desde el cabal, ejemplar e idealizado personaje de Henry Fonda, hasta el frustrado, neurótico y realista papel de Lee J. Cobb.

Al final del filme, lo que se presentaba como un claro veredicto de culpabilidad, mediante un análisis mas severo y un dialogo democrático, se convierte en un veredicto inesperado. Un veredicto que en realidad es un “no lo sé”. Situación que nos coloca ante la reflexión sobre la eficacia de la justicia, frente a la ambigüedad que en muchos casos existe entre el bien y el mal, en una sociedad que por un lado ofrece su mano paternal y con la otra empuja al individuo a la marginación y la miseria.

Ver trailer

Anuncios