El amigo de mi amiga

el-amigo-de-mi-amiga.jpgDIRECTOR: Rohmer, Eric
PAIS: Francia
AÑO: 1987
DURACION: 102 min
INTERPRETES: Emmanuelle Chaulet, Sophie Renoir, Eric Viellard

Para la última entrega que cierra las Comedias y Proverbios, Rohmer se desplaza de nuevo a París, concretamente a la nueva ciudad de Cergy, una población de reciente creación en el extrarradio de la capital francesa, construida con las técnicas arquitectónicas más modernas, y habitada sobretodo por gente joven de cierto acomodo económico.

En los años finales de los ochenta, en los que las consideraciones morales o culturales, estaban pasando a un segundo plano, dando prioridad al bienestar material o al escalafón profesional, dieron lugar a una figura importada desde la juventud americana, que se clasificarán como “yuppies”.

Será pues sobre este tipo de individuos, universitarios, de clase media y con aspiraciones profesionales, sobre quienes fije esta vez su cámara el ya maduro director. Limitándose a filmar dentro del ultra moderno urbanismo, dando la sensación de cómodo encierro, de círculo acotado a sus habitantes y a sus problemas, que de forma espiral girarán monótonamente sin salida alguna.

Como en toda la serie, el film se basa en una mirada casi antropológica a la juventud de la época, con un subrayado de las nuevas formas de entender la vida (para Rohmer evidentemente, no compartidas), contrapuestas a los eternos problemas sentimentales, comunes a todas las juventudes de cualquier época: el enamoramiento, la soledad o la incomunicación.

En “El amigo de mi amiga”, desarrollado como decimos en un ambiente joven-burgués, Rohmer se decanta por su exposición en forma de comedia de enredo.

La joven Blanche, que no tiene amigos todavía en la ciudad, conoce a Lea, la cual sale con un joven, Fabien, aficionado a los deportes náuticos. Como Lea tiene pavor al agua, Blanche se ofrece a enseñarle a nadar, allí conocerán al cuarto personaje del cuento, Alexandre, un play-boy característico en las películas de Rohmer, del que rápidamente se encaprichará Blanche.

Pero este lío inicial se va complicando a lo largo del film. La afición común a los deportes de Blanche, la acercan a Fabien, el novio de Lea, mientras que el carácter coqueto de ésta resultará más cercano al atractivo Alexandre.

El final lógico, en una escena llena de malos entendidos, aunque completamente aclaratoria, nada tiene que envidiar a los brillantes enredos de su admirado Howard Hawks.

El broche del ciclo que ha durado casi una década, estudiando las nuevas actitudes de una generación, –cuarenta años menor que la suya–, parece querer resumir los temas particulares y universales que ha ido desgranando a lo largo de estos seis capítulos: la complicada relación entre las personas.

Ver trailer

Anuncios