El bazar de las sorpresas

el-bazar-sorpresaas.jpgDIRECTOR: Lubitsch, Ernst
PAIS: USA
AÑO: 1940
DURACION: 95 min
INTERPRETES: James Stewart, Margaret Sullavan

Después de una década consolidando el sutil “toque Lubitsch”, padre de la nueva forma de hacer comedia, y que sigue sobreviviendo hasta hoy en día, el director berlinés, aborda con “El bazar de las sorpresas” una más de sus mejores películas de su etapa en Hollywood.

Quizás como homenaje a su vieja Europa, Lubitsch sitúa la acción de la película en el clásico Budapest de entreguerras. Naturalmente, recreado en los estudios de la Metro. Aunque, el supuesto homenaje, quedará solamente en eso, en la localización de la historia, ya que los personajes responden perfectamente a unas características puramente de la clase media occidental, o incluso estadounidenses, si queremos apurar más.

El guión nos cuenta la aventura amorosa de dos trabajadores de un pequeño bazar, que tras diversos equívocos, terminará felizmente. Pero, como es habitual en Lubitsch, semejante simpleza de argumento, tratado con su experto oficio, quedará convertido inmediatamente en una simpática y divertida comedia.

Hasta aquí, queda una nada desdeñable labor profesional en el campo de la narración. Pero la sutileza de Lubitsch, siempre va más allá. Entre las sonrisas de la agradable narración, aparece la sombra de una sátira mordaz a un paternalismo despótico, al servilismo del empleado humilde y conformista, o la merecida recompensa, en forma de escalafón ascendente, a los fieles al sistema.

Al mismo tiempo, la personalidad propia que transmiten cada uno de los personajes, no solo aleja el film de un posible panfleto, sino que lo convierte en una comedia humana, que se desarrolla en un ambiente y con unos individuos perfectamente reales. Eso sí, detrás de la primera capa de maquillaje.

Ver trailer

Anuncios