El cuarto mandamiento

el-cuarto-mandamiento.jpgDIRECTOR: Welles, Orson
PAIS: USA
AÑO: 1942
DURACION: 86 min
INTERPRETES: Tim Holt, Joseph Cotten, Dolores Costello

Después del impacto causado con el “Ciudadano Kane”, Orson Welles, dirigirá su segunda película bajo la sombra del fracaso comercial de la anterior, aunque gozando todavía de una libertad poco usual en los estudios californianos.

El propósito de Welles con “El cuarto mandamiento”, era el realizar una obra, de estructura similar al “Ciudadano Kane”, en la que se expusiera la transformación que había sufrido la sociedad americana en su decidida incorporación al mundo industrial.

Toma como eje de la narración a la familia Ambersons, conservadores de la antigua aristocracia sureña, que se niegan a aceptar en su privilegiada élite al nuevo empresario, el cual representará a la nueva burguesía, germen de la futura clase dirigente que Welles, deliberadamente, denunciaba en la persona de Kane.

La decadencia inevitable de los viejos terratenientes frente al ascenso de los nuevos ricos, conforma un retrato histórico de la verdadera America, que como su precedente, levantará no pocas iras en algunos influyentes círculos privilegiados.

Ni que decir tiene, que su estreno constituyó otro fracaso, ante lo cual, la productora, antes de proceder a su distribución comercial y aprovechando la ausencia de Welles, ordenó un nuevo montaje, reduciendo su duración considerablemente.

Así pues, lo que hoy nos queda, es una obra que nos obliga a imaginarla en su metraje original. Los saltos en el tiempo, dan al film una continuidad en su ritmo nefasta, así como la falta de información nos exige adivinar parte de lo sucedido. Solamente el núcleo central se conserva, y no siempre, con cierta coherencia. Con un principio, con una introducción precipitada, y un final que describe una evolución a saltos, hace falta mucho ingenio para hacerse una idea del paso del tiempo, y del cambio gigantesco experimentado en la pequeña ciudad de los Ambersons.

Ver trailer

Anuncios