El prado

DIRECTOR: Sheridan Jim el-prado.jpg
PAIS: Gran Bretaña
AÑO: 1990
DURACION: 105 min
INTERPRETES: Richard Harris, Sean Bean, John Hurt

En su segunda película, Jim Sheridan volverá a adaptar, esta vez una obra teatral, para profundizar sutilmente en la idiosincrasia del pueblo irlandés.

El protagonista en este caso, será el apego a la tierra como nudo intergeneracional, de una nación diezmada por las grandes hambrunas, y oprimida y devastada por sus convecinos y eternos enemigos los británicos.

El granjero Toro McBae, arrendatario de un prado que su familia ha cuidado y recuperado durante generaciones, ve peligrar el futuro de la explotación, al ser vendido por su dueña a un joven, hijo de la generación de los antiguos y forzados emigrantes, que se enriquecieron en las americas y que ahora regresan con el ánimo de modernizar el país, eso sí, pasando sin escrúpulos por encima de herencias y costumbres.

La obstinación del viejo granjero en conservar las raíces de sus ancestros, haciendo caso omiso al progreso y al bienestar que le ofrece una civilización bastarda y egoísta desde su punto de vista, provocará la violenta confrontación con los jóvenes, con sus nuevas concepciones de la tierra y de las ataduras de unas tradiciones negadas a la evolución, y ancladas en el trauma del hambre.

La falta de respeto a un pasado todavía presente, por parte de unos, y el empecinamiento en un conservadurismo a ultranza, por la otra parte, acabará generando una corriente de violencia a lamentar en cualquiera de los casos.

El dogmatismo inmovilista y caduco, frente a la modernización especulativa y destructiva, abrirá una reflexión sobre la evolución de los pueblos, en este caso, el irlandés.

Una realización contundente y uno de los papeles más íntegros de Richard Harrys, hacen de “El prado” uno de esos filmes desconocidos para la industria, pero que fundamentan la filmografía de un país.

Ver trailer

Anuncios