Johny cogió su fusil

johnny-cogio-fusil.jpgDIRECTOR: Trumbo, Dalton
PAIS: USA
AÑO: 1971
DURACION: 115 min
INTERPRETES: Timothy Bottons, Katthy Fields, Jason Robards

Dalton Trumbo, guionista de profesión y fundador del sindicato de guionistas en Hollywood en los años cuarenta, fue una de las personas que más directamente sufrió la persecución anticomunista de la política del senador McCarthy, siendo condenado y apartado de su oficio, al negarse a colaborar con el Comité de Actividades Antiamericanas.

Veinte años después, ya enterrada la triste “caza de brujas”, rueda “Johny cogió su fusil”, que, a la postre, será su única película como director y guionista.

El filme cuenta la historia de un soldado, herido durante la primera guerra mundial, al que se le han amputado las extremidades, le ha desaparecido la cara y ha pedido parte del cerebro. Los daños sufridos en la masa encefálica hacen diagnosticar a los médicos la imposibilidad de que exista vida inteligente, considerando aquel cuerpo mutilado como un vegetal, sin ninguna posibilidad de sensibilidad y mucho menos, de ningún sentimiento, decidiendo su conservación medica, para estudios científicos.

La posterior observación por una enfermera de desesperados intentos de comunicación por parte del paciente, hace rectificar la apreciación médica inicial. Esto, lleva a las autoridades militares, una vez comprobado su error, a condenar al mutilado soldado a mantenerlo oculto hasta su muerte, para evitar la negativa propaganda que generaría en la sociedad la aparición del “monstruo”: un producto directo del ejercito.

Durante el transcurso del filme, se nos transporta a la terrible angustia de alguien, con una vida llena de ilusiones y de futuro, que de repente, víctima de decisiones políticas muy lejanas a sus intereses cotidianos, se va descubriendo mutilado de sus órganos de trabajo, de comunicación, de expresión, negándosele la libertad que pide para mostrarse como es.

La decisión de ser “enterrado en vida”, en vez de concederle una muerte digna, nos acerca a la crueldad de una ética hipócrita y pacata, frente a la angustia y la soledad de la incomunicación.

Ver trailer

Anuncios