La Encajera

la-encajera.jpgDIRECTOR: Goretta, Claude
PAIS: Francia
AÑO: 1976
DURACION: 110 min
INTERPRETES: Isabelle Hupper, Yves Beneyton, Florence Giorgett

A modo de positiva secuela, surge un nuevo cine suizo, que seguirá los pasos emprendidos por el vecino cine francés de los sesenta. Un realismo social y politizado, nos muestra la imagen critica de una sociedad que estaba comenzando a digerir la pírrica revolución de la “divine gouche”, colocando a cada cual en su sitio, al margen de modas y tendencias seudo filosóficas y culturales.

Claude Goretta, con “La encajera”, refleja este mundo absolutamente teórico, que proponía la igualdad, pero que en definitiva estaba siendo incapaz de, ni siquiera, ponerla en marcha.

El film, en una primera parte, desgrana deliciosamente, la apacible y cándida vida de Beatriz, una joven trabajadora, sin estudios, cuyo único fin que se ha planteado es vivir una vida modesta, entregada al amor que le reclama su incipiente juventud.

Ya desde el comienzo del film, el contrapunto de su compañera, mayor que ella, escéptica y desengañada en sus relaciones masculinas, nos adelanta un pesimista futuro para la inocencia de la adolescente.

Pero el giro político, vendrá en la segunda parte. Beatriz se enamora, y es correspondida, de un joven estudiante y militante comunista. Paradójicamente, como en tantos casos, hijo de una acomodada familia.

En el idílico romance inicial, irán apareciendo las diferencias. Diferencias aceptadas serenamente por la joven, pero enfrentadas a la intolerancia del “progresista revolucionario”, que no acepta la sencillez de los sentimientos, sin el tamiz intelectual que impone la nueva burguesía cultural.

Como algo habitual, él propondrá romper la relación, “como el patrono despide al empleado que no le satisface”, le reprochará un colega de militancia.

La reacción de la muchacha, por el contrario, atañerá a sus profundos sentimientos. Los ideales de amor sincero, se han ido a pique. La depresión hará que Beatriz sea retirada de un mundo que no reconoce almas. Demasiada diferencia entre la teoría progresista de la universidad y la realidad cotidiana de la fábrica.

Ver trailer

Anuncios