La piel dura

la-piel-dura.jpgDIRECTOR: Truffaut, Francois
PAIS: Francia
AÑO: 1976
DURACION: 105 min
INTERPRETES: Nicole Felix, Chantal Mercier

Una de las líneas abiertas a lo largo de la carrera de Francois Truffaur, –la educación en la infancia–, quedará cerrada con “La piel dura”, película que nos retrotrae inevitablemente a aquellos “400 golpes”. Pero en este caso, abriéndose a una serie de historias corales, que recorren la casuística de la hipotética infancia de los niños de una pequeña población de provincias.

Desde las actitudes personales de cada muchacho (como siempre rondando la adolescencia), pasando, como no, por el ineludible adoctrinamiento escolar, las mejores o peores relaciones familiares, y acabando – o mejor enlazando– con el descubrimiento del amor, o simplemente con el sexo, con la pasión… con la mujer.

Como en aquella su primera película, Truffaut, reclama para sus muchachos (o quizás para sí mismo), atención, respeto, y sobretodo, cariño. Una falta de cariño que nos ha estado confesando continuamente a lo largo de su filmografía. Un cariño maternal, que sus protagonistas, en vano, acabarán buscando inevitablemente en las esquinas.

Aquí, en este colofón, el director francés, evita hacer tabla rasa con las desgracias infantiles, y se muestra más optimista. Desde las familias humildes, pero responsables y unidas, hasta el caso del pequeño Leclau, un niño violentamente maltratado, todos tendrán, en más o en menos, una respuesta positiva, incluido un esperanzador futuro.

El discurso de fin de curso que Truffaut pone en boca del maestro de los chicos, corroborará el carácter personal de la saga de filmes sobre la difícil etapa de pubertad, para dar paso al epílogo final en el que el adolescente se iniciará en su otra obsesión vital: el amor.

Ver trailer

Anuncios