La semilla del diablo

la-semilla-del-diablo.jpgDIRECTOR: Polansky, Roman
PAIS: USA
AÑO: 1968
DURACION: 135 min
INTERPRETES: Mia Farrow, John Cassavetes, Ruth Gordon, S. Bla

Segunda película americana de Roman Polanski y quizás el mayor éxito de su filmografía, con una evolución considerable en sus formas, pero conservando sus gustos por los personajes límite en situaciones angustiosas.

En “La semilla del diablo”, basada en la novela “Rosemary’s baby”, sin abandonar sus preferencias esquizofrénicas, es pionero de un tipo de cine de terror, en el que el miedo no viene de los antiguos monstruos y personajes de leyenda –los cuales quedaron suficientemente descartados en su sarcástico “El baile de los vampiros”–, ahora el pánico proviene de nuestros propios tabúes, de la realidad cotidiana, … del vecino de al lado.

El argumento, desarrollado en el tristemente famoso edificio Dakota de Nueva York, nos cuenta como una joven pareja se traslada a uno de estos apartamentos, donde conocen a un simpático pero extraño matrimonio de ancianos, con los que entablarán una fluida relación.

A partir de aquí, y coincidiendo con el embarazo de la joven, comienzan una serie de acontecimientos en los que la buena suerte para los protagonistas, contrastará con las desgracias de sus antiguas amistades.

Paralelamente a la gestación de la protagonista, se irá revelando al espectador el complot de su marido, con la secta satánica a la que pertenecen sus vecinos, para engendrar en el cuerpo de su mujer al hijo de Satanás, a cambio de entrar en su poderoso círculo.

Con unos recursos que nos recuerdan al maestro Hitchcock, mientras el espectador se va enterando puntualmente de todo el entramado, la joven embarazada se dejará llevar al abismo del terror totalmente ignorante, y descubriendo por sí misma, poco a poco, la horrible realidad.

El filme, además de considerarse ya como un clásico del cine de terror, aprovecha para plasmar lo cierto de la existencia de exotéricos grupos de poder, desde la propia iglesia, hasta las más extravagantes sectas. Grupos que, –aparte de las concesiones de la película a la fantasía–, han movido desde siempre los más importantes hilos del entramado económico y político.

Como última ¿curiosidad?, mencionar que unos meses después de filmar esta película, moría asesinada la esposa de Polanski, la actriz Sharon Tate, en extrañas circunstancias, en su propia casa, y a manos precisamente de un clan satánico.

Ver trailer

Anuncios