La soledad del corredor de fondo

la-soledad-del-corredor.jpgDIRECTOR: Richardson, Tony
PAIS: Gran Bretaña
AÑO: 1962
DURACION: 99 min
INTERPRETES: Tom Courtenay, Michael Redgrave, James Bolam

Quizás la última película de Tony Richardson que se pueda encuadrar en el brillante y minoritario “free cinema” inglés sea “La soledad el corredor de fondo”. Película que, paradójicamente, a la vez de confirmar a su director como uno de los autores más importantes del cine social europeo, marque la inflexión con un cine que a partir de aquí girará su rumbo hacia mercados más lucrativos, deslumbrado por el éxito de su siguiente trabajo “Tom Jones” premiado en los Oscars y que le abrirá las puertas del cine americano.

Por esto, el film que nos ocupa lo podremos considerar el final de una etapa de Tony Richardson culturalmente importante, y que contribuyó activamente al renacimiento de la cultura humanista en la Europa de los sesenta.

Como en sus anteriores films, Richarson retrata a la Gran Bretaña que hay detrás de la pompa y boato del gran imperio, el director sitúa su cámara en los barrios obreros, de los que destaca su vida precaria, en la que hay que morir trabajando para alcanzar un mínimo de dignidad.

Pero sobretodo, su discurso se hace más pesimista en su mirada a la juventud, en la que no encuentra ningún resquicio de ilusión hacia el futuro. La pequeña y mísera delincuencia será la salida más sencilla de un sistema castrante.

Pero la sociedad establecida también tiene determinados sus mecanismos contra esta salida, y la represión policial, en forma de falsa educación, –o reeducación– solo servirán para avivar una rebeldía juvenil legitima ante la opresión del conservadurismo a ultranza.

Una preciosa metáfora, mediante una carrera de campo a través, será la línea conductora de esta crítica social, en la que amargamente se expone una desesperanza que solo podría desembocar en la rebelión.

Ver trailer

Anuncios