La via Lactea

la-via-lactea.jpgDIRECTOR: Buñuel, Luis
PAIS: Francia
AÑO: 1968
DURACION: 98 min
INTERPRETES: Paul Frankeur, Laurent Terzieff

Con la “Vía Láctea” emprende Buñuel una recta final con mayor libertad narrativa, si cabe, una vez que ya nada tenía que demostrar a sus 69 años, ni en el plano cinematográfico ni en el comercial.

Vuelve a retomar el director aragonés una y otra vez los fantasmas de la religión, producto seguramente de su educación infantil, y que se deslizan en mayor o menor medida a lo largo de toda su obra.

El film se convierte de ésta forma en una peregrinación a lo largo de la herejías suscitadas por el cristianismo. El hilo conductor lo constituyen dos vagabundos que recorren el Camino de Santiago.

Durante el viaje, que en un principio transcurre en la época actual, se asiste al desfile de graves cuestiones teológicas: la eucaristía, la naturaleza de Cristo, la trinidad, la gracia y la libertad, los misterios marianos etc., para lo cual no duda Buñuel en trasladar la historia en el tiempo tantas cuantas veces considera oportuno.

En éste caso, pone en el mismo cesto, de una forma lógica y natural, a los evangelios, las herejías, la inquisición, incluso al marques de Sade (curiosamente en el mismo escenario que al Santo Oficio), lo que convierte la película en una ridiculización a todo tipo de fanatismos e intolerancias cualquiera que sea su procedencia.

El propio Buñuel además de aclarar que todo lo que en éste film se refiere a la religión católica y a las herejías que ésta ha suscitado desde el punto de vista dogmático es rigurosamente exacto, opinaba: “A mis ojos ésta película no está a favor ni en contra de nada, me parece que es, ante todo, un paseo por el fanatismo en que cada uno se aferra con fuerza e intransigencia a su parcela de verdad, dispuesto a morir o matar por ella. Me parece también que el camino recorrido por los dos peregrinos podría aplicarse a toda ideología política o, incluso artística“.

Ver trailer

Anuncios