Los ojos vendados

DIRECTOR: Saura, Carlos ojos.jpg
PAIS: España
AÑO: 1978
DURACION: 107 min
INTERPRETES: Geraldine Chaplin, Jose Luis Gomez

Dentro de la filosofía de Saura contra cualquier tipo de totalitarismo político o social, y que se había centrado hasta ahora, por razones obvias, en la problemática de su propio país, (ahora ya en vías de una prometedora evolución), su discurso social y político se hace más universal, abordando y recordando que el conflicto que apunta soluciones en España, en otros muchos países continúa en una estancada y dolorosa vigencia.

“Los ojos vendados”, es a la vez, una valiente crítica hacia los regímenes dictatoriales y hacia sus brutales sistemas de persecución y tortura, en general; y en particular, a la salvaje oposición al cambio que algunos grupos ultraderechistas continuaron ejerciendo en el posfranquismo.

Por otra parte, en su desarrollo formal, se convierte en un homenaje al teatro, y concretamente al teatro comprometido, en la figura de José Luis Gómez, que se interpreta espléndidamente a sí mismo, como director escénico.

Como tal, asiste a un acto político contra la tortura, donde le impresiona el testimonio de una mujer argentina que cuenta las vejaciones a las que fue sometida por la dictadura de su país. A partir de aquí, decide montar un espectáculo sobre el tema, durante el desarrollo del proyecto surgirán acontecimientos, recuerdos, situaciones en las que, junto con el argumento central, se refleja cómo en la vida cotidiana existen formas de tortura muy semejantes, mucho más habituales, más sutiles y corrientes que la escuetamente política.

En el plano puramente cinematográfico, ya llama la atención la dispersión temática de Carlos Saura en su cine, basado siempre en una denuncia obligadamente encubierta bajo subterfugios semánticos, que en su anterior trabajo, “Elisa vida mía”, parece abandonar, y que en este filme retoma, eso sí, ya con un lenguaje claro y abierto. Esta búsqueda, unas veces en un camino, otras en otro distinto, subrayan la sensación de desubicación del director aragonés tras su militancia en una causa cada vez mas superada por la cada vez más acomodada sociedad española.

Anuncios