Metropolis

metropolis.jpgDIRECTOR: Lang, Fritz
PAIS: Alemania
AÑO: 1926
DURACION: 110 min
INTERPRETES: Alfred Abel, Brigitte Helm, Rudolf Kleim Rogge

Mientras en los “felices veinte”, en Hollywood se gestaba el cine dinámico y naturalista que permanecerá como patrón de la industria a lo largo del tiempo, en Europa se desarrolla, al compás de las “vanguardias históricas” de entreguerras, un cine basado en la experimentación formal por un lado, y el contenido ideológico por otro.

Uno de los movimientos que más arraigo tuvo en su tiempo, y sobretodo, que más influencia tendrá en el futuro, fue el “expresionismo”. Nacido y desarrollado en Alemania, se basa en la fuerza visual de sus imágenes y en un enérgico contenido dramático. Dando como resultado filmes fuertes e impactantes.

Quizás la película que mejor define esta etapa sea “Metrópolis”, del austríaco Fritz Lang.

El tema recoge, desde una visión futurista del año 2000, la extrema polarización a la que ha llegado la sociedad en su drástica división entre ricos empresarios y esclavizados obreros. La manipulación “malvadísima” de los primeros, sobre el “inocentísimo” proletariado, acabará por desencadenar la rebelión anárquica de estos últimos. En el instante decisivo, la mano salvadora de una tercera vía: la de una “juventud íntegra y justa”, los salvará del desastre.

El argumento resulta un flojísimo ejercicio de eclecticismo político, que de una forma totalmente simplista descalifica, tanto a los movimientos socialistas, como al sistema capitalista, buscando la solución en una “nueva generación” de líderes intachables. Resultado que, aún sin pretenderlo, nos recuerda demasiado a los futuros dirigentes del nacional socialismo.

Contrasta, sin embargo, con la endeblez del guión, la enorme fuerza y la osadía de sus imágenes (muchas de ellas de claro origen dadaista y surrealista), que como producto puramente fílmico, será respetado y copiado hasta la saciedad, incluso, hasta en el propio año 2000.

Ver trailer

Anuncios