Pim, Pam, Pum, Fuego

pim-pam-pum.jpgDIRECTOR: Olea, Pedro
PAIS: España
AÑO: 1975
DURACION: 100 min
INTERPRETES: Concha Velasco, Jose M. Flotats, F. Fernann Gomez

Todavía en vida del dictador (éste muere cuando la película esta en cartel), Pedro Olea se atreve con una idea propia, desarrollada magistralmente en el guión por Rafael Azcona, en la que sin tapujos ni dobles lecturas, hace historia de un momento, la inmediata posguerra, capaz de avergonzar a cualquiera.

Ambientada perfectamente, –como de costumbre en el director–, en el Madrid de los cuarenta, nos cuenta de una forma más que cruda, la actitud de los adeptos al régimen, para sus conciudadanos. Privilegios, abusos, chantajes, incluso asesinatos, quedarán impunes detrás del carnét del movimiento.

Olea diseña el film para el lucimiento de Concha Velasco, acompañada de un genial Fernando Fernán Gómez, que encarnan respectivamente a una humilde corista de variedades, y al fascista encaprichado de ella. La miseria y las amenazas, harán claudicar a la joven ante los grotescos fines del “protector”.

Vista con el tiempo, “Pim, Pam, Pum, Fuego” puede quedar como una excelente denuncia más de lo que fue el talante despótico de los vencedores, ya no con los vencidos, que fue criminal, sino con el pueblo llano, victimas calladas antes, durante y después.

Situada en el momento de su estreno, se comprende el revuelo que generó, siendo retirada su proyección al coincidir con la muerte del general. La censura había autorizado algo impensable algunos años atrás, y es que la posguerra estaba terminando,… cuarenta años después.

Anuncios