Saraband

saraband.jpgDIRECTOR: Bergman, Ingmar
PAIS: Escandinavia
AÑO: 2003
DURACION: 120 min
INTERPRETES: Liv Ullman, Erlan Josephson, Borje Alhsed

Veinte años después de su última aparición en la gran pantalla, dedicado a su irrenunciable teatro y a trabajos de televisión; luego de lo que él mismo pereció definir como testamento de su carrera cinematográfica y por qué no, personal, “Fanny y Alexander”, reaparece con “Saraband” para reafirmarse en sus fantasmas de siempre. Pero ahora instalado en la temida ancianidad y con una perspectiva muy cercana del definitivo final.

Johan, profesor universitario jubilado, recibirá inesperadamente la visita de su primera esposa después de treinta años de ausencia. A través de esta simbólica testigo y narradora de excepción (Liv Ullman), irá desgranando todos los traumáticos fantasmas que hemos visto a lo largo de su obra.

El elenco de personajes existencialistas se verá ampliado ahora por la edad, a varias generaciones, padres, hijos y nietos. Todos los pecados de soberbia, materialismo, incomunicación o soledad, se multiplicarán consecutivamente frente a la privilegiada testigo.

No  nos cuenta pues Bergman nada nuevo, desde sus dudas místicas de “El séptimo sello” hasta los conflictos más terrenales de “Secretos de un matrimonio”, pasando por el terror a la vejez y la muerte de “Fresas salvajes”, pero ahora con esa temida realidad instalada en la persona del octogenario director. La perspectiva ya no es pues una hipótesis, es la realidad inmediata.

Además de constituir la anecdótica circunstancia  de ser su último film, poco añade a su ya reiterativa obra. Perfectamente realizada dentro de su estilo minimalista, con una cuidadísima fotografía, sus características ambientaciones cerradas aunque no claustrofóbicas, o sus guiños en escenas puramente teatrales, podemos constatar que el cine de Bergman terminó con su operística confesión de su alter ego Alexander, dos décadas atrás.

Ver trailer

Anuncios