Vidas rebeldes

vidas-rebeldes.jpgDIRECTOR: Huston, John
PAIS: USA
AÑO: 1961
DURACION: 120 min
INTERPRETES: Clark Gable, Marilyn Monroe, Montgomery Clift

Harto de los problemas con las productoras de Hollywood, así como del continuo asedio al que fue sometido por la tristemente llamada “caza de brujas”. Huston, había fijado desde hacía unos años su residencia en Irlanda, país donde acabaría siendo adoptado.

Una de sus últimas películas de su época, llamémosla “americana“, fue “Vidas rebeldes”, con guión de Arthur Miller, por entonces en trance de divorcio de la singular sex-simbol, Marilyn Monroe, para quién había comenzado a escribir esta historia.

Si uno de los denominadores comunes de la filmografía de Huston, es su gusto por la humanización de sus “ídolos”, en su faceta de perdedores –y no sin algo de sadomasoquismo–, esta película va a resultar un completo compendio de todos ellos.

El claustrofóbico paisaje del desierto de Nevada, será el testigo mudo de la vida de tres vaqueros, que presumen de su libertad y su independencia, renegando continuamente de los cánones convencionales: trabajo, familia, amor,…

La aparición de una mujer, –la Monroe–, mito de erotismo y belleza, hará que los tres, abandonen sus posturas libertinas, para enamorarse de la recién llegada. Por cierto, también una trotamundos como ellos.

Poco a poco, ante la imposibilidad de conjugar sus sentimientos, la presunta libertad de los felices nómadas, se irá revelando en realidad, como una profunda soledad. Sus vidas se irán descubriendo como auténticos fracasos. Tratando de aferrarse a un mundo en desaparición (en este caso la caza de caballos salvajes).

En las impresionantes y patéticas escenas finales, queda patente el absurdo de sus existencias, añadiendo el contrapunto de la juventud y la belleza de otra fracasada. Todos ellos perdidos en el asfixiante marco de la soledad del desierto. Quizás estemos ante el filme en el que Huston expresa más duramente sus teorías sobre la relatividad, en cuanto a la felicidad y al fracaso.

Añadir como curiosidad, que a modo de premonición, Clark Gable, moriría pocos días después de finalizar el rodaje; que Marylin Monroe, se suicidaría pocos meses después, siendo éste su último trabajo; y que Montgomeru Cliff , victima de un accidente, iniciaría una carrera descendente, que le llevaría también a una prematura desaparición.

Repito, el escepticismo, la frustración, el fracaso, la soledad, y demás lugares comunes en los que John Huston gustaba desenvolverse, los vamos a poder encontrar perfectamente reunidos en éste, para mí, uno de sus más logrados trabajos dentro de su “vida rebelde”.

Ver trailer

Anuncios