El camino a casa, el consuelo del que se queda

He vuelto a ver, –gracias a la tertulia radiofónica “Sesión golfa que la ha recordado– la película china traducida como “El camino a casa” (el título en chino, mejor lo obviamos), del director Zhang Yimou.

Ya del primer visionado mantenía buen recuerdo, con el segundo ha quedado corroborado. Y es que, aunque el cine oriental me sigue pareciendo muy raro. Cuando se distancia de lo anecdótico de su idiosincrasia, y aborda los temas universales que atañen a cualquiera, en cualquier parte, parece que lo entiendo mejor.

El director se centra en la figura de una anciana que acaba de perder a su marido, con el que ha convivido toda su vida adulta. El dolor, el vacío de una (otra) ausencia.

En un formidable flash back, que abarca prácticamente toda la película, el film nos relata el momento y las peripecias del enamoramiento juvenil de sus padres, a través del hijo de la anciana, que acude desde la ciudad al entierro de su padre, tras una (normal en los hijos) larga ausencia.

El ayer…

Con exquisita delicadeza, pero sin ñoñerías, la historia de amor nos llega tan pura e inocente como su juventud. Como seguramente recordamos también la nuestra.

Pero el bonito cuento tiene trampa, la hermosa historia resulta, en definitiva, tan dulce y tan amarga como la propia vida. La inteligente puesta en escena de una juventud rebosante de ilusión, colocada en paralelo con la vejez y la muerte, resume toda la crudeza de nuestra fugaz existencia.

… y hoy

El inexorable paso del tiempo, solo nos deja algunos –pocos– recuerdos almacenados en una memoria débil y engañosa, en nuestras neuronas apenas quedan escenas hilvanadas, y las que quedan están mutiladas y recompuestas con la fantasía de nuestras frustraciones. ¿Recordamos cómo fue, o como quisimos que fuera?.

Afortunadamente, la naturaleza siempre elige quedarnos con los mejores momentos, con las mejores virtudes de los que ya no están. Así conformamos la película de nuestra propia vida, llena de lagunas, llena de remiendos y llena de ausencias. Pero al fin y al cabo, es nuestra película, e indudablemente es la mejor.

Volver

About these ads

2 comentarios en “El camino a casa, el consuelo del que se queda

  1. “Recuerdos que mienten un poco” dirían Los Redondos (grupo de rock de por aquí, ahora ya separado). A mi me parece saludable en cierto punto. No sé si no recordamos todo por que nos falla la memoria, o porque elegimos recordar aquello que nos hace bien recordar. Que no es cuestión de ser masoquista. :)
    Tanta lata y no vi la peli, la tengo super pendiente. Saludooos ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s