Tan fuerte, tan cerca y tan mala

Hasta ahora, tenía un excelente concepto de Stephen Daldry como adaptador de novelas a la pantalla. En su corta filmografía, tanto “El lector“, como “Las horas“, me parecieron unas buenas elecciones y unas magníficas adaptaciones, (“Billy Elliot“, su primer éxito, era guión original y medio autobiográfico, si no me equivoco).

En su último trabajo recién estrenado “Tan fuerte, tan cerca” (Extremely loud and incredibly close), también basado en un relato literario, el director inglés hace aguas por todos los lados. No conozco la novela y no puedo opinar sobre su acierto o desacierto en la elección, lo que sí es evidente que el resultado acaba siendo un film confuso, aburrido y hasta irritante.

A pesar del pacto no escrito entre cineastas, de no explotar –de forma descarada– los acontecimientos del 11S, son ya numerosas las películas que dando un rodeo, se aprovechan indirectamente de tan lamentable suceso. En este caso, se trata de forzar un melodrama con pretensiones un tanto psicológicas, si bien rozando el morbo en alguna ocasión.

Aunque el film presume de un lujoso reparto de actores, en definitiva, el protagonista único resulta ser un desconocido muchacho . Su personaje, un adolescente que perdió a su padre en el trágico atentado.

Hasta aquí, el discurso podría ser válido. Pero el chaval interpreta a un niño, no sé si más pedante que excéntrico, o más neurótico que inverosímil. El cual, tras el McGuffin de encontrar el destino existencial de una llave, desarrolla una serie de –supongo– metafóricas aventuras, en busca de no sé qué y no sé con quién, ni para qué.

El argumento resulta tan mal enlazado, que además de aburrir hasta el más profundo sueño, nos hace preguntarnos, qué puñetas nos tratan de contar. Con el histérico protagonista revoloteando impertinentemente más de dos horas en la pantalla, con un absurdo abuelo del que mejor no sabemos nada y con unas mega estrellas haciendo poco más que cameos.

Decepción por mi parte en este trabajo de Daldry, del que, como digo, tenía en un buen concepto, decepción por partida doble: por la mala película que resulta de una adaptación penosa, y decepción por la falta de respeto a uno de esos temas, que, o se tratan con la mayor rigurosidad, o se dejan para mejor ocasión, pero utilizarlos –coincidiendo con el décimo aniversario– para hacer negocio, queda muy feo Stephen.

Volver

About these ads

4 comentarios en “Tan fuerte, tan cerca y tan mala

  1. Al igual que tú, creo que Steven Daldry venía haciendo grandes películas como Billy Elliot y El Lector, me gustaron mucho, por eso mismo esperaba más de ésta que acabo de ven en línea y la verdad me gusto pero me hizo falta algo dentro de la historia, quizá se deba a que el tema del 11 de septiembre ya es un poco atrasado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s