Carancho, aquí rapiñamos todos

Desde no sé cuando, el cine que nos llega de Sudamérica suele ser mayoritario de Argentina, y casi siempre –o siempre– en forma de coproducción con alguna televisión europea. Por lo que ignoro si el hecho de que se proyecte en Europa tiene que ver con su calidad, o con su condición de co-explotación. Lo cierto es que en un buen porcentaje el producto que nos llega es de excelente factura, aunque me queda la duda de si es suficientemente representativo.

El último, Carancho (nombre de un ave rapaz de por allá). En un principio parece que va a ser un film realista y comprometido, de denuncia de las corrupciones entre compañías aseguradoras, personal sanitario y abogados sin escrúpulos. Incluyendo una breve mención al tortuoso camino en los comienzos profesionales de los jóvenes, –en este caso médicos–, pero extensibles a cualquier actividad de las “organizadas” de forma más parecida a la camorra que a un colectivo profesional colegiado (que cada uno añada los ejemplos que crea oportunos).

Una de perdedores, malos, pero entrañables

Apoyado en una excelente fotografía nocturna y en unos buenos actores, todo pintaba bien. Pero el señor Trapero –el director–, a mi me da que inspirado por las formulas comerciales norteamericanas, condimenta la ensalada en forma de las clásicas aventuras entre gansters, versión “malos muy malos” y “malos menos malos” con final justiciero tipo censura macartiana.

Con este planteamiento, la credibilidad de los engaños a las victimas y sus familiares, de las penalidades laborales de la joven médico, o las componendas delictivas entre aseguradoras anónimas, abogados rapaces y un sistema sanitario degradado y corrupto, queda bastante diluida.

En mi opinión la película, técnicamente, no se ve mal. Pero si se hace un trabajo de testimonio, se hace de testimonio, aunque claro luego no se vende porque resulta molesta y poco divertida. Y si se pretende la comercialidad, pues se hace directamente una de tiros, de violencia y de enredos sexuales como siempre.

Si se mezclan ambas,… pues eso… que no me la creo.

Volver

About these ads

4 comentarios en “Carancho, aquí rapiñamos todos

  1. Amigo Angel no podrías haberlo dicho mejor. Que es algo real lo que pasa con las tramoyas de las aseguradoras y los siempre avivados abogados es cierto pero de ahí a hacer un melange de “Policías en acción” y “ER emergencias” no me va. No me gustó ni un poco y si bien el cine de Trapero me gusta mucho (te recomiendo Leonera o El bonaerense o Mundo Grúa) creo que acá lo carcomió el efecto “Campanella” con ganas de irse al Oscar que es lo que finalmente logró por su gracia comercial hollywoodense. En fin….

  2. Ya he conseguido Leonera, y verdaderamente es una película demoledora, sin concesiones y además con poco presupuesto. Quizás el problema de Carancho sea eso, que tenía más dinero, por lo tanto más compromiso de retorno con los productores, y al final sale “otra de Hollywood”. Esto por desgracia lo vemos continuamente con directores que pretenden tener éxito en el mercado norteamericano, que al final no tiene nada que ver su trabajo en su país, con el que realizan en USA.
    Por cierto la versión que he conseguido estaba subtitulada para sordos, así que yo no he tenido problema con el idioma, ja ja ja

  3. Pingback: Un Elefante Blanco cargado de tópicos « Angel Lapresta: Un cine del siglo XX

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s