Dias sin huella

dias-sin-huella.jpgDIRECTOR: Wilder, Billy
PAIS: USA
AÑO: 1945
DURACION: 101 min
INTERPRETES: Ray Milland, Jane Wyman, Philip Terry

Dentro todavía de su primera época como inmigrado de Europa, y con la guerra aún en sus últimos estertores, el cine de Billy Wilder adquiere unos tintes dramáticos, que poco tardará en ir alternando con su más conocida y retorcida ironía.

Esta película, bien se podría calificar como otra más de denuncia social a los peligros del alcoholismo. Y vista desde ese punto de vista poco aportaría a las numerosas versiones sobre tan universal problemática.

Pero la introspección que Wilder hace en su personaje, nos da una visión centrada más en el problema del desencuentro consigo mismo, y en el que la bebida no resulta más que un analgésico, tomado hasta cierto punto, como mal menor.

Don, un pseudo escritor ya treintón, que nunca ha escrito nada, es consciente de su incapacidad para llevar a feliz término cualquier trabajo serio. Incipientes éxitos juveniles, como artículos, relatos, hicieron creer a si mismo y a su próximos, su capacidad para llegar a ser un gran novelista.

Como tantos talentos juveniles, la incapacidad para el trabajo sacrificado, le hará abandonar la universidad y esperar que, como el maná, surja de la nada la inspiración que le lleve a la máquina de escribir.

Wilder abunda en este aspecto, todos, desde su novia, su hermano o el mismo camarero que le sirve habitualmente el güisqui, persisten en ver el problema en la adicción a alcohol y no en el problema de fondo, el fracaso de una promesa juvenil de las letras, que consciente de su incapacidad busca la evasión de la realidad de la forma menos cruenta.

Ver trailer

About these ads